Los casos de gripe se adelantan pero el pico llegará a fin de mes

  • Los centros de salud reciben pacientes desde mediados de diciembre. El SAS señala que pese a tratarse de una anticipación, la situación está dentro de lo normal

El comportamiento del virus de la influenza o gripe ha traído esta temporada, la novedad de su adelantamiento en lo que respecta a la aparición de casos que son atendidos en las consultas de atención primaria o en las Urgencias hospitalarias. Según informa la Delegación Provincial de Salud, los últimos datos oficiales de los que dispone, que hacen referencia a la semana del 24 al 30 del pasado mes de diciembre, señalan que la tasa de incidencia de esta enfermedad ha sido de 193,6 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone "un repunte de la actividad del virus". La cifra durante la primera semana de enero de 2007, era de 6,64 casos por 100.000 habitantes, lo que en la práctica representa un valor prácticamente testimonial a la hora de la incidencia de la enfermedad.

Desde la Delegación Provincial se explica que "esta situación se encuentra, en cualquier caso, dentro de la normalidad de casos que se registran en esta época del año, toda vez que el pico epidemiológico de la gripe, no se produce hasta finales de este mes". Salud añade que que durante la pasada campaña 2006-2007, el virus de la gripe alcanzó sus picos máximos de incidencia entre enero y febrero, período aquél en el que se concentró hasta el 76% de los casos de la temporada, con una tasa de 809 casos por cada 100.000 habitantes.

Fuentes consultadas en el centro de salud de La Orden, confirmaron el adelantamiento que en esta campaña se está registrando de los casos de gripe, ya que el pasado año a estas alturas de mes, aún no habían aparecido apenas, personas aquejadas por esta enfermedad. Lo mismo se apuntaba desde el centro de salud del Torrejón, en donde se señala que los casos de gripe están llegando desde mediados de diciembre, lo que podría interpretarse como una consecuencia de la falta de lluvias que ha habido durante el pasado otoño. En todo caso, desde La Orden se indica que la mayor incidencia despegará dentro de 8 o 10 días.

Mientras que esto llega, lo que sí copa las consultas de los centros de atención primaria son los catarros y los resfriados. Son preferentemente, procesos catarrales de vías altas que desde hace unos días, están llenando las consultas de pacientes y los recursos de Urgencias tanto de los centros de salud, como de los hospitales.

Pese a que aún queda lo peor en lo que respecta a los casos de gripe que los médicos deberán atender, hay que reconocer que las vacunaciones masivas que se vienen realizando en los últimos años, han supuesto un descenso drástico en el número de personas afectadas.

La Delegación Provincial de Salud considera que el nivel de incidencia no será superior al del año pasado, por lo que ya el pasado mes de octubre, estableció esa tasa de incidencia máxima de 810 casos por cada 100.000 habitantes. En invierno de 2007, fue la primera semana de febrero cuando se registró la mayor incidencia de casos, si bien ésta en cualquier caso, se consideró baja, aunque con un cierto repunte en comparación a 2006, que fue un invierno extremadamente benigno en lo que respecta a la aparición de personas afectadas por el virus de la influenza. Esa baja incidencia quedó obviamente, reflejada en las consultas de los centros de salud que prácticamente no tuvieron que atender a ningún paciente, si bien en esa segunda parte del mes de febrero sí abundaron los catarros y la gastroenteritis, que hicieron acto de presencia de una manera más destacada de lo habitual. En todo caso, las campañas de vacunación han tenido en estos últimos y suaves inviernos, un aliado extraordinario que puede explicar la baja presencia de la patología. También hay que tener en cuenta la extraordinaria mutabilidad del virus.

Lo normal es que el virus llegue primero a los niños y que de ahí, salte al resto de los componentes de la familia.

La Delegación Provincial de Salud cuenta con un equipo de 12 médicos centinelas (8 de familia y 4 pediatras), que están repartidos por la provincia y que son los encargados del seguimiento del virus de la influenza y de cuantificar los casos que surgen. Este grupo se encuentra integrado en una red de vigilancia epidemiológica. Estos facultativos seguirán con su cometido hasta mayo, aunque las tasas de incidencia suelen bajar en picado después de la segunda semana de febrero. Cabe recordar que la gripe está catalogada como una enfermedad de declaración obligatoria (EDO). La temporada de esta patología se extiende oficialmente, desde la semana 40 de un año, hasta la semana 20 del siguiente.

193,6

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios