Un calambrazo al alcance de la mano

Tocar con los manos mojadas un enchufe de un aparato recién desconectado de la luz, realizar una chapuza en casa de algo eléctrico..., puede provocar más de un indeseado calambrazo. El peligro puede ser mayor cuando se trata de unos empalmes eléctricos de un edificio. Es el caso de los tendidos que se aprecian en la imagen, que corresponden a la Casa Colón, justo en una escalera, al acceso de los transeúntes. Más vale que ningún niño curioso pase por el lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios