PATRIMONIO | la última asociación instalada fue voces del conquero, de niños con síndrome de down

Se cae el caserón multicultural de la Morana

  • Construido por el Ayuntamiento pasó a la Universidad, que ahora lo tiene cedido al municipio

  • Se encuentra cerrado desde 2015, sin que nada se haya hecho para repararlo

Se cae el caserón multicultural de la Morana Se cae el caserón multicultural  de la Morana

Se cae el caserón multicultural de la Morana

Tiene vocación y espacio para convertirse en lo que ha sido en los últimos años, un gran centro para la cultura y la educación. Por el gran caserón blanco de la antigua calle Miguel de Unamuno, hoy Diego Velázquez, pasaron en sus cerca de ocho décadas numerosos colectivos, desde el antiguo grupo escolar construido en 1940 hasta que en 2015 salió la última asociación, la de Voces del Conquero de niños con síndrome de Down. Sin embargo, en la actualidad todo es abandono y el miedo de que se pierda un gran edificio al que todavía se le ve futuro.

Levantado en los años cuarenta para grupo escolar, es a partir de 1966 cuando el edificio se destinará a Escuela de Asistentes Sociales, que es la que dará paso con la creación de la Universidad de Huelva a la Facultad de Trabajo Social. La titularidad pasa a la Universidad de Huelva con la creación de esta. El 3 de agosto de 1993, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprueba la propuesta de la Comisión de Transferencia a la Universidad de Huelva sobre personal y bienes materiales, entre los que se encuentra "edificios e instalaciones anexas situados en el Parque Moret y delimitadas también por la calle Miguel de Unamuno s/n , en la ciudad de Huelva, actual sede de la Escuela Universitaria de Trabajo Social". En los años setenta se ubicó aquí la residencia de estudiantes Ceus.

Acogió diversos servicios al trasladarse la Escuela de Trabajo Social a Cantero Cuadrado, ubicada en su nueva facultad. Aquí estuvieron los Servicios Centrales, el Caruh, Servicio de Publicaciones y la Biblioteca Universitaria, que pasarán más tarde al Campus del Carmen, dejando el edificio sin uso.

A partir del año 2000 pasa a convertirse en un gran centro multicultural, dando cabida a distintos colectivos. Es la Asociación de La Morana la que por la gestión de Francisco González consigue de la Universidad de Huelva la cesión para su colectivo, que firma el 14 de marzo de 2000 con el rector Antonio Ramírez de Verger. Dos años después el Ayuntamiento de Huelva, viendo las posibilidades de las que dispone estas instalaciones, firma un convenio con la Universidad de Huelva el 19 de marzo de 2002, en el que se recoge que "el Excmo. Ayuntamiento de Huelva manifiesta la necesidad del mismo para dotar de fines dotacionales (centro cultural y de ocio) el edificio universitario sito en la calle Miguel de Unamuno y denominado casita blanca. La Universidad por su parte manifiesta que no necesita la referida edificación, por consiguiente ambas partes convienen en ceder el uso del referido centro a favor del Excmo. Ayuntamiento de Huelva en periodo de cuarenta años".

En este tiempo la casita blanca se convierte en un gran centro cultural que da cabida no solo a la Asociación de la Morana, que estará aquí hasta que en 2007 inaugura su nueva sede, mientras que en la actualidad no solo acoge a los vecinos sino que se convierte en el centro municipal de la Casa de la Juventud La Ruta, pasando a un segundo plano la asociación de vecinal. Eso es lo que denunció recientemente en Huelva Información su presidente, Francisco González, que acusó al Ayuntamiento de que ir "lapidando el trabajo de base, que esta asociación de vecinos venía haciendo durante muchos años atrás". De esta forma se ha "desterrado a nuestra asociación a la primera planta del edifico", donde sólo puede utilizar "un aula para oficina y otra para sala de juntas", y los cursos se realizan "sin las más mínimas garantías de espacio, viéndonos obligados a impartir los mismos en los pasillos".

En este tiempo está por aquí la Asociación Voces del Conquero, la Asociación Amparo Correa, dedicada a la música, el equipo de fútbol Huelva 2011, así como los colegios oficiales de Psicólogos y de Trabajadores Sociales.

Los últimos en salir fueron la Asociación Voces del Conquero en 2015, "nos vino la Policía Local a desalojarnos", cuenta Inés Bañul, presidenta de la misma. La razón que le dieron entonces "es que había filtraciones de aguas en las plantas altas". A partir de ese momento el Ayuntamiento "no ha procedido a realizar nada y el aspecto del edificio es de abandono y de progresivo deterioro por esos dos años de cierre". Desde fuera se pueden ver parte de los falsos techos desprendidos en la zona alta. Mientras que la falta de cuidado por la no utilización del inmueble se observa que toda la zona ajardinada está seca. Donde sólo crece ahora la maleza era antes camino de ilusiones para muchos que accedían a este centro multicultural.

Desde la Asociación Voces del Conquero se reivindica esta sede, ya que el espacio en el que se encuentra "es muy reducido, nada que ver con el que teníamos en la casita blanca". Aquí incluso se quedó hasta parte de su mobiliario que no pudieron trasladar a la nueva sede. En la actualidad se encuentran en la primera sede de la Asociación de la Morana, en la calle Alcalde Antonio Morano Montiel.

Voces del Conquero comparte sede con la Asociación de Mayores, la de Canto Timbrado, el Ropero Social y la Asociación Coral Musical. Un local que se encuentra "no en muy buen estado, con problemas de salideros de agua y de cucarachas", dice Inés Bañul. En el edificio todavía se puede ver la gran antena de Radio Morana, que también estuvo aquí.

El mantenimiento corresponde al Ayuntamiento de Huelva que, por otra parte, es el que lo cerró hace dos años y desde entonces no se ha realizado reparación alguna en el mismo, con lo que esto supone de deterioro de la propia cubierta, donde se detectaron las filtraciones, así como de los espacios exteriores, en los que no solo crece la hierba a su antojo, sino que se puede ver el deterioro del porche y la entrada.

Desde el Ayuntamiento se reconoce que la edificación debe someterse a obras de rehabilitación, aunque no tiene fecha para ello. A la vez que admite que hay varias entidades de la ciudad interesadas en las instalaciones y que están estudiando las propuestas.

Aspecto del edificio en la zona de acceso desde la calle Diego Velázquez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios