educación

En busca del éxito académico en una nueva oportunidad

  • Cientos de alumnos mayores de 20 años se examinan para conseguir el título de Bachillerato

Un docente llama uno por uno a los alumnos antes de uno de los exámenes. Un docente llama uno por uno a los alumnos antes de uno de los exámenes.

Un docente llama uno por uno a los alumnos antes de uno de los exámenes. / fotos: alberto domínguez

Los pasillos del Instituto de Educación Secundaria La Rábida respiraban nerviosismo, inquietud y preocupación. No se escuchaban carreras en el subir y bajar por las escaleras, ni siquiera ese chirrido al abrir o cerrar una mochila. Ayer sólo se percibía el movimiento ajetreado de folios repletos de apuntes, la mirada perdida en el techo en busca de una solución al problema o, seguramente, para terminar de memorizar algún que otro apunte. Ayer los pasillos del IES La Rábida se ocuparon de jóvenes mayores de 20 años con la esperanza de completar satisfactoriamente las pruebas para la obtención del título de Bachillerato. Algunos, escondidos en un rincón, recordaban concentrados un temario que ayer lo era todo. Otros, en cambio, fumaban en los exteriores del instituto mientras charlaban sobre el primer examen de la mañana o las posibilidades que existían de que fuera fácil o difícil el que venía a continuación. Y otros tantos, paseaban sin rumbo fijo con un ojo en los apuntes y el otro en el reloj.

"Hice los dos cursos de Bachillerato normal y me quedó sólo el Inglés", comentaba un joven de 20 años que se encontraba sentado en un banco a la espera de que llegara la hora de la verdad. "Quiero poder hacer selectividad para seguir estudiando". Una chica de 26 años, que también paseaba por la nave central del edificio escolar, señalaba que "el año pasado me quedaron cuatro" y estas prueban le dan la llave para poder "seguir estudiando". En su mayoría eran jóvenes los que ayer se presentaron a la primera jornada de pruebas. El primer examen, a primera hora de la mañana, llevaba en el título Lengua Castellana y Literatura, en el que, entre otras cuestiones, se preguntó por la gramática y la sintaxis, las características de la literatura de alguna época concreta, el desarrollo de un texto o realizar una composición escrita. Había dos exámenes diferenciados. Por un lado, una prueba conjunta para los alumnos que necesitan aprobar tanto 1º de Bachillerato como el segundo curso, y por otro, una segunda prueba a la que sólo accedían aquellos que tuvieran pendiente el segundo curso. Como ejemplo, ayer cayó en el desarrollo del texto las tendencias y etapas del teatro (la poesía en el examen paralelo) español posterior a 1936. A continuación llegó el examen de Inglés o Francés. Y en la jornada de tarde fue el turno de Filosofía e Historia, entre otras. Cierto es que no todos los inscritos a estas pruebas se presentaron. Por ejemplo, de los inscritos para el examen de Lengua tan sólo se presentó un 30% de los alumnos, según confirmaron los profesores presentes. En total, para todas las pruebas, la Junta de Andalucía contabilizó la inscripción de 332 personas, estudiantes que llegaron desde diferentes puntos de la provincia.

El sábado que viene se cerrarán las pruebas para la obtención del título de Bachillerato con la realización de las materias restantes. Es obligado tener todas las asignaturas aprobadas para conseguir el título, pero por esta vía de examen se reservan las materias aprobadas para próximas convocatorias. Esa es una de las claves que apuntaban varios alumnos en la jornada de ayer. La tranquilidad de que algún día llegará un nuevo éxito en su expediente académico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios