La ayuda de 420 euros decepciona a los parados de Huelva

  • Consideran "injusto" el sistema de adjudicación del subsidio, que descarta a los que han agotado el paro y sus prórrogas antes del 1 de agosto · Beneficiará a 4.100 desempleados onubenses

Comentarios 10

"Esto es un engañabobos". En la puerta de la oficina del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) de la calle Muñoz de Vargas de la capital, en la que se apostaban a media mañana de ayer alrededor de 30 personas, no se hablaba de otra cosa que no fueran los 420 euros mensuales que el Gobierno central otorgará a las personas que han agotado la prestación por desempleo de nivel contributivo y los subsidios por desempleo (y sus respectivas prórrogas).

La expectación por el Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción era máxima en la cola del paro, pero la ilusión del respiro económico para muchos de los onubenses que ya no perciben una prestación económica por desempleo se tornó en decepción después de que los funcionarios de la oficina del Servicio Público de Empleo Estatal explicaran a los interesados los requisitos para cobrar la ayuda. La situación de enfado se ha repetido por toda la geografía española, según manifestó el director general del Inem, Javier Orduña.

Y es que, entre otros muchos requisitos, los beneficiarios de esta ayuda serán únicamente aquellos desempleados menores de 65 años que hayan agotado sus prestaciones y subsidios a partir del 1 de agosto. En este escollo tropieza la mayoría, como Salud Rodríguez, onubense de 32 años, que "me quedé sin paro el 22 de julio y ahora no tengo derecho a nada, aunque estoy divorciada y tengo dos hijos y una hipoteca a la que hacer frente sola".

El ministro de Fomento, José Blanco, entonó ayer un leve mea culpa al respecto y manifestó que el Gobierno "se esforzará por hacer una información mejor sobre la ayuda extra de 420 euros a los parados que agotaron la prestación". Aun así, señaló que "siempre hay que cumplir los requisitos" en relación al más de un millón de desempleados que agotaron la prestación antes de agosto y no cobrarán la ayuda.

Entre las personas que se arremolinaban ayer ante las oficinas onubenses del SAE, Fernando Moreno, de 23 años y ex auxiliar administrativo de Telefónica, explicó que "llevo seis meses en el paro y dejé de cobrarlo hace tres meses, por lo que no voy a poder acceder a los 420 euros". Considera que la ayuda gubernamental "no es tan bonita como nos la pintan y discrimina a personas que necesitan mucho el dinero".

En Huelva, el pasado mes de julio finalizó con 43.877 desempleados. Sólo 3.806 onubenses -sin contar a los que lleguen del régimen agrario, con lo que serían 4.123 (9,3%)-, el 8,6% del total, ya han agotado su prestación contributiva o subsidio por desempleo después del 1 de agosto de este año y, en primera instancia, son cumplidores de los requisitos para optar a la nueva ayuda. No correrán la misma suerte los excluidos, entre los que se encuentran las personas que agoten el subsidio por desempleo para mayores de 52 años, los trabajadores fijos discontinuos que, mientras mantengan dicha condición, agoten la prestación por desempleo o los subsidios por este motivo durante los periodos de inactividad productiva, y los trabajadores que agoten estas ayudas durante la suspensión de la relación laboral o la reducción de la jornada de trabajo en virtud de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

En total, dejando a un lado a los trabajadores del campo, los potenciales beneficiarios de agotamiento de prestación contributiva en Huelva son 1.572 (41,3%), y los procedentes del agotamiento del subsidio por desempleo, 2.234 (58,6%). Forma parte del primer grupo la onubense de 24 años Rocío Pazos. Agotará la última prórroga el próximo 29 de agosto y, "aunque no es mucho dinero y no dará para mucho, ni siquiera para alquilar un piso, al menos podré darle de comer a mi hijo, que tiene ocho años". El drama en el seno de su familia surgió hace dos años, cuando Pazos trabajaba en una cooperativa: "Me dio una trombosis venosa y me quedé sin nada", aseguró.

La prestación equivale al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem); es decir, 420 euros al mes durante un plazo máximo de seis meses (aunque la duración del programa es de medio año, prorrogable hasta que la tasa de paro se reduzca por debajo del 17%).

Los preceptores deben, además, tener rentas individuales o familiares -los ingresos de la unidad familiar se dividen entre los miembros activos de la misma- inferiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Asimismo, hay que tener en cuenta que la prestación por desempleo extraordinaria es incompatible con salarios sociales, rentas mínimas y ayudas análogas de asistencia social prestadas por cualquiera de las distintas Administraciones públicas.

Son "demasiados requisitos para una ayuda que necesita mucha gente, sobre todo a los que discrimina, a aquellos que llevan muchos meses sin trabajar y sin ver un duro", indicó Luis Pérez, de 39 años, un pintor que perdió el derecho a paro cuando trabajó como autónomo durante siete meses en una obra que acabó presentando suspensión de pagos.

El objetivo de esta nueva ayuda del Gobierno es doble: por un lado, paliar la situación de desamparo en la que se encuentran desde el 1 de agosto 65.387 personas en Andalucía y 312.000 en territorio nacional (de los 1.235.821 demandantes de empleo no ocupados que no recibían ningún tipo de prestación o subsidio en el mes de julio); por el otro, facilitar la incorporación de los preceptores al mercado laboral, puesto que deberán participar obligatoriamente en itinerarios de inserción que contribuyan a mejorar sus habilidades y competencias profesionales.

Con respecto a este último punto, Rocío Pazos admitió que "los cursos de formación serán muy positivos, tanto para aprender y conseguir luego un trabajo como para hacer que nos sintamos más útiles".

Los interesados que tengan posibilidad de acogerse a la ayuda extraordinaria del Gobierno deberán presentar una solicitud en el plazo que compete en los 60 días siguientes a la expiración de la prestación contributiva o el subsidio por desempleo, incluyendo la suscripción expresa del compromiso de actividad y de participación en el itinerario de inserción. Si el plazo transcurre sin que se haga efectiva la solicitud, "la prestación será denegada" y se perderá el derecho a percibirla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios