La aventura de hallar la magia

  • Mario Alonso da las claves para cambiar el mundo

Mario Alonso Puig, en primer término, durante su charla de clausura. Mario Alonso Puig, en primer término, durante su charla de clausura.

Mario Alonso Puig, en primer término, durante su charla de clausura. / alberto domínguez

Lo dijo el presidente de la FOE en su breve presentación. Llama la atención que un cirujano de reconocido prestigio en su especialidad se haya convertido en "uno de los expertos más demandados a nivel internacional para impartir conferencias y seminarios sobre liderazgo, creatividad, innovación empresarial y gestión del cambio". Hablaba de Mario Alonso Puig, autor, además, de varios libros sobre las mismas temáticas, encargado también ayer de dar la conferencia que cerró la jornada conmemorativa.

Mientras avanzaba su charla, desde los primeros minutos, cualquier duda provocada por ese aparente choque profesional quedó despejada entre el público. Manejó perfectamente el lenguaje, los tiempos y hasta sus movimientos en el escenario para enganchar a todos con una narración ágil, con un discurso animado y clarividente, con el que, especialmente, contagió de su entusiasta concepción de la vida a quienes le siguieron en todo momento con gran atención, interactuando en todo momento, riendo y disfrutando.

Ya se intuía cuando confesó al principio que, a un mes de cumplir 63 años, se reconoce en "una de las etapas más fascinantes de mi vida". No se trataba de simplificar el discurso con apuntes sobre el paso del tiempo y la entrada en la senectud. Más que eso es proclamar la oportunidad constante en la vida, en todos los ámbitos, no sólo en el empresarial o profesional. "Ninguno de los que os encontráis aquí estáis llamados a vivir arrugados", apeló. "Nos ayuda a tomar impulso esa ilusión que nos da creer en las cosas que nos satisfacen".

Entre referencias a una tribu del Kalahari, a Edison, Einstein o sus experiencias como cirujano, Mario Alonso Puig lo explicó de otro modo: ante un mundo complejo, cuando alguien piensa que no es capaz, "se genera tal presión que te anula y te bloquea". Cuando se ve con ilusión llegan los "resultados espectaculares". "Es pura magia pero hay que saber sacarla". El camino para ello, ilusión, curiosidad y confianza. Positivos siempre. Con la sonrisa puesta después de cincuenta minutos de atención y una mañana entera en la butaca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios