El nivel de alergias no alcanza los altos niveles previstos para este año

  • Médicos e investigadores consideran que es improbable un repunte notable de casos, aunque en estos días vivimos los momentos álgidos con mucha rinitis

La incidencia de las alergias primaverales en los onubenses está siendo muy parecida a la del pasado año y desde luego bastante inferior de la situación que se vivió en el año 2006 y que representó una auténtica 'epidemia'. Así lo aseguran diversos médicos de familia de la capital, así como desde la Universidad de Huelva (UHU).

Dada la abundancia de precipitaciones que se registraron, durante el pasado invierno, se dio la voz de alarma de que los índices de incidencia de las alergias serían en esta primavera muy elevados, ya que esa lluvia se convertiría en un frondoso manto vegetal. La evolución meteorológica de la presente estación ha echado por tierra estos augurios por lo que se puede ya afirmar que la temporada de las alergias primaverales está viviéndose dentro de unos parámetros muy normales y todo parece indicar que ya no se registrará un repunte en la próximas semanas.

Aun así, estamos viviendo los días en los que los casos de alergia son más habituales como ocurre durante el mes de mayo. Un facultativo del centro de salud de La Orden señalaba que "no estamos viendo muchos casos en las consultas y desde luego en ningún caso se trata de una incidencia especial". Los dos síntomas que llegan estos días son los broncoespasmos y la rinitis de la que se ven 2 o 3 casos al día y por consulta. "Sobre la rinitis -prosigue el médico de familia de La Orden- sí hubo una mayor presencia de casos en la semana anterior a la Semana Santa en la que llegaban todos los días a la consulta 5 o 6 pacientes". Este mismo facultativo considera que a estas alturas de la primavera es bastante improbable que haya un repunte significativo ya que "es ahora cuando la floración ya se encuentra a tope y quizá nos encontremos en los próximos días con alguna incidencia mayor pero desde luego no será diferente a lo habitual en años normales".

Desde el centro de salud del Molino de la Vega se señala que "estamos viendo bastantes casos de alergia durante estos días y la inmensa mayoría de ellos son rinitis. También es habitual atender a aquellos pacientes que dejan de tomar los antihistamínicos justo cuando empiezan a sentirse mejor", comenta un médico de familia de este centro asistencial. Desde el Molino se insiste que el momento álgido se vive justo en estos días y que ya para junio la situación se suavizará.

La misma tónica se encuentra en el centro de salud del Torrejón. Allí se incide en que los cuadros más habituales son la rinitis y algunas bronquitis, si bien se puntualiza que el número de pacientes se sitúa dentro de lo normal y los augurios son positivos sobre la evolución que seguirán en lo que queda de primavera, las afecciones alérgicas.

La respuesta científica a lo que estamos viviendo la da el profesor del Departamento de Biología Ambiental de la Facultad de Experimentales, Pablo Hidalgo. El investigador comenta que la razón por la que los niveles de polen no se han disparado en esta primavera hay que encontrarla en la fuerte oscilación térmica que se ha estado viviendo durante esta primavera: "Ha sido frecuente que las temperaturas se eleven bastante durante el día y sin embargo experimenten un acusado descenso en las horas nocturnas, lo que hace que la expansión del polen se dilate en el tiempo y sea gradual. En estos días es cuando parece que los niveles de polen están empezando a dar el gran salto pero en todo caso no parece que se llegue a situaciones de gran incidencia".

Se estima que en condiciones normales, como es la primavera actual, las alergias afectan entre 25.000 y 30.000 onubenses aunque se calcula que este tipo de afecciones aumenta a un ritmo del 10% anual. Sin embargo, sólo una mínima parte de este colectivo acaba yendo a la consulta del especialista, ya que la mayoría de los casos de estas alergias de polen pueden ser tratadas sin problemas por los médicos de familia. El recurso a los alergólogos se realiza cuando se quiere hacer un diagnóstico exacto con vistas a aplicar una vacuna. En todo caso, las vacunas no son recomendables para todos los pacientes aunque son muy eficaces para aquellas personas que presentan síntomas asmáticos. Sin embargo, a día de hoy las vacunas para los pacientes de alergias de polen no dan resultados muy convincentes todavía.

Las alergias primaverales suelen dar la cara en la adolescencia aunque también se registra un repunte en la treintena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios