El alcohol será esta noche la causa principal de las urgencias médicas

  • Los problemas que origina la bebida superan con creces a los empachos navideños, aunque se volverán a tratar los ya tradicionales cortes provocados por cuchillos jamoneros mal afilados

Un hospital es uno de aquellos lugares en los que nunca se cierran las puertas y en el que los horarios, aunque los haya, no significan un paro de la actividad. Hoy, día de Nochebuena, el Infanta Elena, como el resto de los hospitales del país, seguirá con su actividad y con los ojos abiertos ante lo que pueda pasar.

Consultados los profesionales sanitarios con experiencia en trabajar en fechas tan claves como ésta o la de mañana, no hay duda en indicar que la zona 0, el lugar donde se centra toda la atención, es lo que pueda entrar por la puerta de Urgencias. En esto hay coincidencia absoluta en lo que comenta Ana Bella Martín, enfermera de la UCI; Antonio Romero, supervisor de Enfermería de Rayos X; Justo García, celador, y Rafael Balongo, jefe de la unidad de Gestión Clínica de Cirugía.

Sin lugar a dudas y a priori, Nochevieja será más conflictiva que Nochebuena, aunque nunca se sabe a ciencia cierta. Además, la noche de hoy ya no es el remanso de paz de antaño, como recuerda Rafael Balongo, quien hace con ello referencia a los cambios en los hábitos de la gente: "Hay más presión asistencial porque la gente está modificando sus costumbres en estos últimos años".

Ana Bella Martín recuerda que "el primer filtro por el que pasa todo el que llega al hospital es Urgencias, que es desde donde se derivan los pacientes, si es necesario, o se les pasa a Observación". Antonio Romero indica que aquello de los cortes provocados por los cuchillos jamoneros no es una leyenda urbana, sino una realidad "con la que nos encontramos año tras año y a diferencia de lo que la gente puede pensar en principio son consecuencia de cuchillos mal afilados y no de los que lo están bien". Sin embargo éste, desde luego, no es el motivo principal por el que los pacientes se trasladarán esta noche hasta el hospital. Por desgracia, el alcohol mantiene su protagonismo y es el responsable de muchas más asistencias que otras causas como los excesos gastronómicos, tan habituales en esta época navideña, de los que muy pocos son de dimensiones como para desplazar a una persona hasta la puerta de un hospital. "Es más fácil que esta noche la persona aguante más tiempo en su casa hasta comprobar que de verdad lo que tiene es como para trasladarse hasta el hospital", añade Balongo.

Otro de los aspectos en que todos estos profesionales sanitarios coinciden es que "si un una noche como la de hoy es muy probable que veamos menos pacientes que en un día normal o en la víspera de cualquier festivo. Lo que sí tenemos por seguro es que lo venga tendrá bastante más gravedad". Aparte del alcohol, o provocado por él, crecen los traumatismos además de las quemaduras provocadas por los petardos y cohetes. Esta noche, en Urgencias del Infanta Elena habrá 2 médicos a los que hay que sumar 4 o 5 residentes (MIR) y los especialistas (2 por cada especialidad), muchos de ellos en situación de localizables.

Pero el Infanta Elena no es, hoy y mañana, una puerta de urgencias médicas, sino que hay un porcentaje de camas ocupadas por pacientes. La verdad es que en las semanas de Navidad, la actividad del hospital decrece porque también así lo hace el ritmo de las consultas externas y las intervenciones quirúrgicas. Esto no significa que no se opere a nadie, pero bien es verdad que "son muchas las ocasiones que si no son cosas excesivamente graves, los propios pacientes optan porque pasen estos días, aunque la actividad programada tampoco desaparece", explica Balongo.

En todo caso, unidades como la UCI están abiertas las 24 horas del día y tienen el mismo personal que si fuera un día festivo normal y no se interrumpe la rotación de turnos que se mantiene durante todo el año.

En los hospitales onubenses estará hoy trabajando una plantilla de 379 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios