Los agricultores exigen a la UE más controles sobre la entrada de fresa marroquí

  • Freshuelva rechaza el tratado y el cupo para la exportación concedido por Bruselas por considerar que supone la libertad de acceso al mercado comunitario · Los freseros reclaman que el país africano cumpla el protocolo de productos perecederos

Comentarios 5

El nuevo acuerdo agrícola entre la Unión Europea y Marruecos afectará principalmente a la fresa y en menor medida a los cítricos. Según el tratado, aún por firmar pero ya completamente perfilado, en el caso de la fresa se abren nuevos contingentes de 3.600 toneladas y 1.000 toneladas más en los meses de abril y mayo respectivamente, periodos extremadamente sensibles para la producción española, que se centra en la provincia de Huelva. Y el documento no agrada a las asociaciones agrarias onubenses, que consideran que perjudica al sector fresero, por cuanto que a los nuevos cupos se suman los daños que causan al sector la entrada de fresa procedente de Marruecos sin control analítico alguno.

Según el presidente de Asaja-Huelva, José Luis García-Palacios, el problema está no tanto en la nueva cuantía de las exportaciones exentas de aranceles sino en la permisividad de las autoridades europeas y españolas a la entrada de la fruta marroquí sin que se apliquen los controles y certificaciones que se exigen a los productores onubenses.

Para Asaja, Bruselas debería bloquear la comercialización de productos procedentes del país alauita hasta alcanzar un compromiso tácito para que se cumpla el reglamento sobre comercialización que rige en la Unión Europea.

La asociación agraria denuncia que Marruecos se "salta a la torera" todos los acuerdos de la UE sin que ésta haga nada, por lo que reclama la imposición de sanciones en caso de incumplimiento.

Asaja estima que Europa debería mantener el sistema de preferencia para los países que la integran o, en caso contrario y cuando se trata de convenios con terceros, estrechar las medidas de vigilancia y exigir los mismos criterios para todos.

"El problema es que Marruecos no cumple ni siquiera el reglamento de protección social", aseguró García-Palacios, ni se le exige que respete la normativa sobre trazabilidad, producción integrada, productos fitosanitarios a utilizar en el cultivo de las frutas y hortalizas.

En opinión del presidente de Asaja la aplicación del reglamento comunitario es suficiente y no harían falta incluso aranceles, pero la UE prefiere establecer un sistema que pone a los agricultores onubenses y andaluces en inferioridad de condiciones respecto a los de Marruecos.

En términos similares se pronuncia el responsable de Coag-Huelva, Juan Antonio Camacho, que también reclama se apliquen los mismos requisitos para los productores de un lado y otro del Estrecho. La organización agraria se muestra escéptica a la hora de que Marruecos cumpla el nuevo tratado y la legislación comunitaria y teme que se produzca un dumping (venta al extranjero de productos nacionales a un precio inferior al del país de origen) a la hora de competir, de ahí que también solicite más controles.

Frehuelva rechaza de entrada el contingente de fresa marroquí. Así se lo ha hecho saber a la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex) para que lo traslade a Bruselas. Los freseros onubenses piden que en caso de que se apruebe el cupo alauita la comercialización se realice con los mismos niveles de exigencia que tienen ellos.

El gerente de Freshuelva, Rafael Domínguez, aseguró ayer que el nuevo acuerdo no ha sentado nada bien al sector, ya que permitirá la entrada de 4.600 toneladas de fresa sin aranceles a partir del mes de abril. Según Domínguez el convenio supone prácticamente liberalizar la entrada de fresa de Marruecos, ya que esta cantidad es la que prácticamente exporta el país magrebí por esa fecha, una cantidad que va destinada a toda Europa, pero principalmente a Francia.

Aunque el acuerdo aún no se ha firmado, ya que hasta ahora sólo existe una resolución del comité especial europeo de agricultura que marca las futuras condiciones, Freshuelva da por sentado que la entrada de la fruta va a producirse. "Esto no beneficia a la fresa de Huelva, por lo que habrá que luchar para que no sea así o de lo contrario habrá que tomar otras medidas", indicó el gerente de la asociación. Estas pasan, como han señalado las otras organizaciones agrarias, por reclamar igualdad de oportunidades a la hora de que los productos onubenses compitan con los que proceden del país magrebí.

Para Rafael Domínguez, es clave que se permita a la fresa de Huelva competir en igualdad con las procedentes de otros países no comunitarios, ya sea Marruecos o Egipto, por lo que "se les debe exigir todos los controles y certificados que se nos exige a nosotros o a la fresa francesa".

Freshuelva no entiende por qué si existe un protocolo europeo a la hora de comercializar productos escasamente se lleva a la práctica y rara vez se efectúan controles a los camiones que vienen de Marruecos cuando transitan por territorio español.

Domínguez aclara que el nuevo convenio que se suscriba no tiene por qué recoger un sistema de control, ya que en la Unión Europea existe uno que es el que tiene que aplicarse tanto para la fresa como para cualquier otro producto perecedero.

Los agricultores onubenses denuncian que Marruecos continúa utilizando en el cultivo de la fresa el bromuro de metilo, un producto prohibido por la Unión Europea, y sin embargo se sigue permitiendo la entrada de fruta que ha sido tratada con este componente químico.

Al margen de esta cuestión, la idea generalizada es que el nuevo tratado es negativo para los productores agrícolas porque en algunos casos supone prácticamente libertad de acceso al mercado comunitario para Marruecos, un país con unos costes salariales quince veces inferiores a los españoles. Según los productores, esta circunstancia incrementará fuertemente la competencia en un sector que pasa por un momento muy difícil, con unos precios en origen que no cubre los costes de producción por lo que piden el cumplimiento del Acuerdo de Asociación firmado entre la UE y Marruecos, lo que implica que se respeten los precios preferenciales, o en caso contrario paguen los derechos de aduana, así como que se emprendan medidas para mejorar la competitividad del sector hortofrutícola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios