Un aerogel revolucionario neutraliza el CO2 antes de salir a la atmósfera

  • El trabajo de investigación de las Universidades de Sevilla y Cádiz utiliza un material compuesto de wollastonita procedente de la explotación de Aroche

Comentarios 1

El Polo Químico de Huelva lanza cada año a la atmósfera millones de toneladas de gases que provocan el temido efecto invernadero, uno de los principales responsables del calentamiento global y verdadero quebradero de cabeza para los gobiernos del planeta.

Entre los gases que contribuyen al efecto invernadero, la influencia del CO2 se estima entre el 40-50% del total.

Los ciudadanos soportan en su organismo esta pesada carga y las empresas deben pagar por tonelada de CO2 (dióxido de carbono) emitida de más a la atmósfera entre 27,2 y 22 euros según el particular parqué cotizador de humos. Hoy por hoy se queda en 0,06 céntimos y abre la posibilidad de rentabilizar la carga contaminante.

Una ecuación de difícil equilibrio que se ve ahora afectada por las exigentes normativas medioambientales europeas, que ponen en un brete a las empresas contaminantes asentadas desde hace décadas en el territorio de la Unión Europea.

De momento, el Ministerio de Industria de España acaba de reservarse once emplazamientos a lo largo de la geografía española para almacenar a más de mil metros de profundidad las peligrosas e indeseadas emisiones de dióxido de cárbono de las centrales térmicas. Uno de estos cementerios se ubicaría en la Bahía de Huelva, un punto geográfico que acoge a tres centrales de ciclo combinado, Endesa (Huelva), Unión Fenosa (Palos) y Refinería.

En opinión de los técnicos las centrales deberían instalarse en las proximidades de estos sumideros. Aquí se ha hecho al revés, primero se ubican las centrales y luego se coloca junto a ellas un cementerio de CO2 para no tener que asumir el transporte del dióxido de carbono.

Está claro que controlar las emisiones de CO2 al aire que respiramos sería un negocio pero que muy rentable.

El catedrático Luis Esquivias, del departamento de Física de la Materia Condensada de la Universidad de Sevilla, y el profesor titular Alberto Santos, del departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Cádiz, están elaborando un proyecto dirigido a la convocatoria europea Energy, junto a socios búlgaros poseedores de la mina de lignito Maritsa y de una central térmica, además de una consultora alemana privada, que lleva por título 'Desarrollo de tecnologías de transporte, inyección y encapsulación de CO2 en un contexto sostenible y medioambientalmente seguro'.

El proceso experimental desarrollado por el grupo TEP-115 de la Junta de Andalucía, con laboratorios en la las Universidades de Cádiz y Sevilla, denominado 'Desarrollo de aerogeles híbridos orgánico-inorgánico con aplicaciones en medicina y medio ambiente' ha dado como resultado la patente de un producto altamente eficiente en la captación y neutralización del CO2 antes de que salga a la atmósfera.

O lo que es lo mismo, después del tratamiento se elimina el CO2 de las emisiones de gases. Un producto revolucionario que debe pasar ahora los filtros políticos para recibir apoyos presupuestarios.

De momento, el resultado de su trabajo es haber sintetizado un material compuesto de wollastonita procedente del yacimiento minero andaluz de Aroche (Huelva) en una matriz de aerogel de sílice que en un reactor a presión y temperatura atmosférica consigue valores en la tasa de conversión de wollastonita en calcita superiores al 80% en 40 minutos de tiempo de reacción.

El trabajo resalta que "el factor relevante del proceso es el tamaño del grano nanométrico y la superficie reactiva del material compuesto, actuando los polvos de wollastonita como base activa para desencadenar la reacción". Un gramo de este aerogel, explica Luis Esquivias, "tiene una superficie de reactividad de mil metros cuadrados".

El estudio científico concluye que este material es altamente eficiente en la captación (secuestro) de CO2.

Así, bajo condiciones experimentales muy simples (temperatura y presión ambientales) se requiere un tiempo de carbonatación muy corto. Este producto desarrollado por la Universidad de Sevilla y compuesto por wollastonita capta en una hora 0,43 toneladas de CO2 por tonelada de CaSi03.

La traducción a román paladino de tanta fórmula periódica es que la reproducción de los resultados de laboratorio a mayor escala significaría un importante paso en el desarrollo comercial de la técnica.

El subproducto de la reacción de captación de CO2 puede ser utilizado en diversos campos de la actividad industrial entre los que se encuentra la fabricación de cemento.

Si la aplicación se hace en una cementera se podrían utilizar los subproductos sólidos al final del ciclo como materias primas iniciales del proceso con el ahorro implícito en la extracción y transporte de las materias primas.

Se da la circunstancias de la Sociedad de Cementos de Niebla es una de las empresas que superaron las emisiones de gases de efecto invernadero planificadas por la Junta de Andalucía según la legislación medioambiental actual.

Estos profesores universitarios han llevado a cabo los ensayos con la wollastonita (inosilicato de calcio) del yacimiento de Aroche y tienen establecido un acuerdo con la propiedad del mismo para disponer de las cantidades de mineral necesarias para desarrollar el proyecto 'Puesta a punto y escalado de un proceso de captura y fijación de CO2 mediante materiales compuestos de matriz de aerogel' con el Ministerio de Medio Ambiente y la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía.

Si materializan el proyecto el CO2 estará controlado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios