Se abre la batalla más ajustada

  • Sólo 6 décimas separan a PP y PSOE en Huelva según el sondeo del CIS · En la provincia más abstencionista de Andalucía, Valderas parece consolidar su escaño.

Comentarios 10

Hace ya meses que el PP adelanta al PSOE en todas las encuestas en el que fuera histórico bastión socialista. Huelva ha estado en varias ocasiones entre las provincias con más apoyo al puño y la rosa de España, se declara de corazón socialista y valora mejor a los políticos del PSOE, aunque también el último sondeo, el realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) da la victoria al PP: según la estimación realizada, la gaviota se alzará con su segunda victoria en la provincia en la historia electoral. Eso sí, la batalla se presenta ajustada. Huelva es la segunda provincia andaluza con menos distancia entre ambos partidos, seis décimas, según la encuesta que pueden volcarse de uno u otro lado tras la campaña electoral que ahora comienza. Hay partido y PSOE y PP se vuelcan: los primeros realizarán unas 50 acciones electorales al día y los segundos arrancan la quincena con una macroruta serrana que les llevará a recorrer los 28 pueblos en dos días.

La crisis económica, el desgaste de los años de gobierno y el caso de los ERE han impulsado el declive socialista mientras los populares creaban las estructuras locales de las que carecía, desarrollaban fuertes campañas en clave local como la realizada en torno a la apertura de la mina de Riotinto y se renovaban internamente en Huelva. El resultado fue evidente: se quedó a un puñado de votos del PSOE en las municipales y logró una remontada de 23 puntos en las generales para alzarse con su primera victoria en la provincia. Con ese resultado histórico el PP obtendría el 25M 6 diputados andaluces, para 5 del PSOE.

Ahora le queda consolidar ese vuelco (y al PSOE evitarlo), algo que tienen en la mano. Según el centro dependiente del Ministerio de la Presidencia el PP tendrá el 25M un 43,1% de los apoyos para un 42,5% del PSOE, muy lejos de los 16,6 puntos que los socialistas sacaron a los populares en el año 2008. Izquierda Unida lograría un 9% de los votos según el CIS, superando sus resultados en 2008 y consolidando el escaño de Diego Valderas, tan necesario en el caso de que el PSOE precise del apoyo de IU para gobernar, un escenario posible en el sondeo presentado ayer. Se beneficiaría de la falta de participación: en el sondeo la onubense es la provincia más abstencionista de Andalucía; un 15,3% de los encuestados afirma que no votaría si las elecciones se celebrasen hoy y un 12,7% no lo sabe. Huelva se quedaría como resultado más probable con un 5-5-1 (diputados para PP, PSOE e IU), frente al 6 socialista-4 popular-1 izquierdista de hace cuatro años.

Hasta ahí los resultados de un sondeo al que el PA (que de nuevo queda fuera) ve una motivación clara: azuzar al electorado popular. Encuestas aparte, en los partidos (ambos) se ven con opciones de ganar y preparan una campaña intensa con un eje central, el empleo, y ramificaciones en forma de alerta sobre la posible pérdida de derechos sociales desde la casa del Conquero a las esperadas campaña pro apertura de la mina de Riotinto y autovía Huelva-Cádiz impulsadas desde la Plaza del Punto. Todo ello adobado con el aparentemente interminable caso de los expedientes de regulación de empleo, que ayer dejaba otro episodio andaluz con la declaración del ex director general de Trabajo, Francisco Javier Guerrero, pero que también tuvo su rama local de la mano del secretario general del PP-A, Antonio Sanz.

Sanz retomaba ayer una acusación contra el número 1 socialista por Huelva, Mario Jiménez, por su supuesta participación en la gestión del denominado fondo de reptiles: lo instó a explicar de manera inmediata si "intervino para que a través del fondo de reptiles" de los ERE "se compraran medios de comunicación afines al PSOE y se ayudara a empresarios afines al Partido Socialista en Huelva".   Sanz respondía así a unas declaraciones previas de Jiménez, en las que aseguraba que Guerrero y el candidato del PP-A, Javier Arenas, "comparten objetivos y tienen más en común de lo que podríamos pensar". "Que deje de inventar chistes malos y dé la cara en el asunto de los ERE", reclamó Sanz en declaraciones recogidas por Europa Press. 

Más allá de los dominios de la juez Alaya, con la segunda tasa de paro más alta del país (34,23%) y 25.800 hogares con todos sus miembros desempleados en Huelva, los dos partidos tienen claro el eje central de una campaña en la que incidirán en el empleo. Desde la perspectiva del PSOE, con propuestas pero también con la reforma laboral recién convalidada y sus efectos como arma arrojadiza; ayer mismo, Mario Jiménez aseguraba que la reforma es "inconstitucional" y que está pensada para "machacar a las mujeres". En el lado del PP, habrá profusión de datos: los populares han calculado los empleos que se crearían con cada una de las iniciativas que presentarán.

Los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy y los presidentes autonómicos del PP serán otro de los argumentos empleados por el PSOE para contraponerlos a la política social desarrollada por la Junta de Andalucía, uno de los temas en los que pondrán el acento durante toda la campaña ante el convencimiento de que es el flanco por el que pueden arrebatar votos a los populares. Y estos contraatacarán con los incumplimientos de la Junta de Andalucía en materia de infraestructuras: las conexiones de la presa del Andévalo, los puentes a Punta Umbría o los hospitales. Y dos campañas propias que ya han dado votos anteriormente al PP: la de la autovía Huelva-Cádiz, que el candidato Javier Arenas se ha comprometido a ejecutar por activa y por pasiva, y la reapertura de la mina de Riotinto. Mientras tanto, Izquierda Unida intenta mantener las distancias con el PSOE para captar el voto del descontento socialista, reeditando el crecimiento de los pasados comicios generales (que también fue en parte al PP).

Los partidos desarrollarán sus actividades en una campaña intensa. Las cifras del PSOE apabullan: con 50 acciones electorales previstas al día en la campaña habrán sumado alrededor de 2.500 (desde el mes de enero) por toda la provincia. Los populares recorrerán la provincia, pero focalizarán su acción en una serie de municipios seleccionados como prioritarios. Y tendrá el apoyo de la ministra onubense Fátima Báñez para su campaña por el empleo.

En el lado socialista todavía está por cerrar la presencia de líderes nacionales (la última vez que el secretario general Rubalcaba pisó Huelva no tenía precisamente el apoyo de los socialistas onubenses para el congreso nacional del PSOE). Más clara tiene su agenda IU, que con la necesidad de apuntalar el escaño de Valderas traerá a su líder federal, Cayo Lara, a cerrar la campaña en Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios