Vampiros entre nosotros

RISE: CAZADORA DE SANGRE

Multicines Al Andalus, Ayamonte.- T.O.: 'Rise: Blood hunter'.- Producción:Estados Unidos, 2007.- Duración: 94 minutos.- Dirección y guión: Sebastián Gutiérrez.- Fotografía: John Toll.- Música: Nathan Barr.- Montaje: Lisa Bromwell y Rob Sullivan.- Intérpretes: Lucy Liu, Michael Chiklis, Carla Gugino, James D´Arcy, Robert Forster, Samaire Armstrong, Cameron Richardson, Allan Rich, Kevin Wheatley, Margo Harshman.

'Vampiros entre nosotros' es el título de un libro en el que el director cinematográfico francés, Roger Vadim, descubridor de la gran Brigitte Bardot, uno de los mitos eróticos de los años cincuenta y sesenta en su primera película 'Et Dieu… créa la femme' (1956), publicaba años después en el que recopilaba un buen número de cuentos sobre licántropos y chupadores de sangre. Tenemos todavía en cartel una película sobre tan excitante tema tan recurrente en el cine, '30 días de oscuridad' (2008), de David Slade, que, como todos los títulos sobre cine de terror, ha tenido su incidencia en la taquilla.

Aquí Sadie es una periodista que investiga una secta de moda entre los jóvenes de Los Ángeles. Aparecen varios muchachos muertos y la propia Rise es víctima de un violento asesinato. Cuando despierta en medio de una gran oscuridad advierte que no está viva pero tampoco está muerta. Siente hambre y sed y comprueba que lo que desea es sangre. Varias incógnitas la asaltan sobre si debe matar a gente inocente para satisfacer sus necesidades hemoglobínicas y por qué está viva cuando debía ser un cadáver inmóvil. El inspector de policía Rowlins, que ha perdido a su hija asesinada por la secta, decide tomar venganza. Con Sadie emprenderán la búsqueda del grupo asesino y su jefe para acabar con tantos crímenes.

Pocas veces faltan en las pantallas estos seres depravados, terribles espectros, en ocasiones seductores y envueltos en románticas historias llenas de perversión y de sangre. El género bastante prolífico ha tenido muestras ilustres que lo ennoblecieron ejemplarmente, pero no es éste el caso. En 'Rice: cazadora de sangre' sólo ciertos aspectos, muy pocos, aportan alguna novedad, el resto es una recopilación de los lugares comunes propios de este tipo de películas, de tal manera que este desconocido director y guionista, Sebastián Gutiérrez, en su realización no va mucho más allá de una puesta en escena que nos recuerda mucho el estilo de una serie de televisión al uso. El resultado es una factura nada personal y bastante funcional.

Nos encontramos con una plástica muy urbana que puede recordarnos los aires tétricos de 'Jóvenes ocultos' (1987), de Joel Schumacher o 'Blade' (1998), de Stephen Norrington, que, como es fácil reseñar, tuvo dos secuelas. Pero es sólo una referencia lejana porque aquí los vampiros asustan poco, la película tiene muy poca fuerza y menos gracia y al final, si alguien ha ido a ver la película porque le gustan estos temas, puede quedar seriamente defraudado. Es la historia de una venganza con una estética un tanto sexy, vampiras 'stripper', la actuación destacada de Lucy Liu y Carla Gugino, y un panorama desolador donde todos deambulan de la forma más aleatoria y a veces sin sentido. En suma puede interesar a amantes desesperados del cine de vampiros a falta de algo mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios