Del Valle vivió más de un mes en un coche antes de fallecer su hija

  • La primogénita del presunto asesino de Mari Luz murió al ser atropellada por un vehículo en diciembre del 92. El matrimonio recibió 20 millones de indemnización

Comentarios 11

El presunto asesino de Mari Luz Cortés, Santiago del Valle, vivió junto a su mujer y su hija en un coche durante más de un mes antes de que su primogénita falleciese como consecuencia de un atropello. Todo empezó en 1992, cuando Del Valle decidió regresar a la capital después de más de un año de ausencia, ya que había estado viviendo en la localidad natal de su esposa Isabel -Cazalla de la Sierra (Sevilla)- "porque ella no tenía buena relación con mi madre", según explicó la hermana del pederasta, Catalina del Valle. Fue entonces cuando "mi madre compró un coche y ellos se fueron a vivir a él, y no porque ella no los acogiera en el número 1 de la Avenida de Las Flores (donde vivía ahora el presunto autor del asesinato de Mari Luz), sino porque les vino en gana". Instalaron el vehículo frente a la Plaza Rosa de El Torrejón y allí estuvieron viviendo durante más de un mes.

El 11 de diciembre de ese mismo año, Santiago del Valle denunció a Huelva Información la situación en la que se encontraban él, su esposa y su hija de dos años. Aquel día declaró que "no podemos seguir viviendo así, porque aquí tenemos que hacerlo todo: lavar, comer, dormir y así no hay quien viva".

Sobre su primogénita, Nuria Noelia del Valle, el pederasta aseguraba que "las condiciones higiénicas y la alimentación se resienten más en la niña, que además hace poco estuvo enferma". Al mismo tiempo, explicó en la noticia publicada en este periódico en 12 de diciembre de 1992 que en reiteradas ocasiones habían solicitado al Ayuntamiento de Huelva "la concesión de una vivienda y hasta el momento la única respuesta que hemos obtenido es que no existen viviendas para poder concederlas". El matrimonio formado por Santiago del Valle e Isabel García denunció igualmente que "no recibimos ningún tipo de ayuda para la niña", y que "con mi pensión de 24.000 pesetas mensuales" (se encontraba entonces dado de baja desde hacía ocho años por enfermedad) "no podemos vivir apenas, cuanto más poder pagar una casa", señaló.

Al ser preguntado por la posibilidad de residir en el albergue municipal, el pederasta afirmó que "no es viable, puesto que a nosotros como residimos en Huelva no se nos considera transeúntes". Un mes antes "vivíamos con mi familia, pero nos vimos obligados a abandonar la casa por falta de espacio", algo que se contradice con las manifestaciones realizadas ahora por su hermana Catalina.

Once días más tarde, el 22 de enero de 1992, Nuria Noelia del Valle García, de dos años, resultaba herida de gravedad tras ser atropellada por un turismo marca Seat Ibiza en la ronda exterior norte de la capital, a la altura del hospital Vázquez Díaz, según informaba Huelva Información un día después en su página 19. Fue atendida en un primer momento en el hospital Infanta Elena, aunque ante la gravedad de sus heridas se decidió el inmediato traslado de la menor a Sevilla, donde murió poco tiempo después. El accidente ocurrió a las 18.10 horas del día 22, cuando los padres y la cría se dirigían desde la superficie comercial Continente (ahora Carrefour y donde la familia solía ir a pedir limosna) hasta El Torrejón, donde malvivían en el coche.

Sus padres recibieron 20 millones de las antiguas pesetas como indemnización, aunque el conductor del vehículo no cumplió pena alguna y declaró que fue el matrimonio quien empujó a la menor hacia la carretera para que fuera atropellada. Dos años después de este suceso nacía una nueva hija, de la que Santiago del Valle abusaba sexualmente y a la que también bautizaron con el nombre de Nuria Noelia del Valle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios