UGT pide una moratoria al caso de los vertidos de Fertiberia

  • Muestra su "rechazo" a la decisión de la suspensión de la licencia para verter fosfoyesos a Mendaña ya que "no hay un problema medioambiental ni de salud"

Comentarios 2

El quinto Comité de FIA-UGT Huelva reunido ayer mostró una vez más, su "rechazo" a la decisión de retirar a la empresa Fertiberia, situada en la avenida Francisco Montenegro, la licencia para poder verter fosfoyesos en las balsas de la Marisma de Mendaña y pide al Gobierno una "moratoria".

Según explicó el sindicato, "partiendo de la base de que no hay un problema medioambiental, ni de salud para la población de Huelva, tal como ha quedado claro en los informes realizados por los científicos y técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN); el Consejo de Investigaciones Científicas (CSIC), las Universidades de Huelva, Sevilla, Madrid y Granada; los estudios de la Escuela de Salud Pública de Andalucía, así como, el control que se realiza diariamente y a tiempo real la Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, no existe un un problema de viabilidad, ya sea económico o tecnológico, ni de mercado".

Además, el sindicato aludió a que "en una situación de recesión económica y ante el aumento del paro debe establecerse una recesión en el deseo del Gobierno de rescindir la concesión, sujetándose esta moratoria, a la firma de un Plan Global de Futuro con los Sindicatos que contemple, la continuidad industrial en la medida de lo posible, nuevos proyectos industriales que mantenga el volumen industrial onubense y medidas sociolaborales que den soluciones no traumáticas a los trabajadores excedentes".

Por otro lado, UGT demandó "mayor celeridad a Nilefos para terminar de concretar el Plan de Futuro ante la administración andaluza y se firme el protocolo que los sindicatos habían planteado y en donde se establezca negro sobre blanco, es decir, los compromisos de ambas partes".

El sindicato rechazó además "de plano las políticas neoliberales que la mayoría del parlamento europeo pretende aplicar, como el incremento de la jornada laboral a 65 horas semanales y la política de inmigración" y aseguró que ven "con mucha preocupación la crisis en la que se ha instalado la economía nacional y provincial como consecuencia del especulador alza del los precios del petróleo".

Criticó el "intento de la patronal de pescar en río revuelto, proponiendo las mismas e inútiles recetas de siempre, como la baja tasa de crecimiento que se espera y la inflación descontrolada que hará aumentar exponencialmente el número de desempleados".

UGT mostró su beneplácito con "la filosofía política que sustenta la Mancomunidad de Aguas ya que va a suponer una apuesta valiente para gestionar de forma solidaria un servicio público, desde lo público y desde la probada eficiencia que ha demostrado la empresa pública Giahsa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios