Trotamundos del deporte

  • Locutor.

Acostumbrado a vivir de un lado para otro, el destino y el trabajo le dieron a Antonio Caamaño la oportunidad de aterrizar en Huelva, "donde nunca esperé acabar" para realizar su labor como informador deportivo del canal autonómico. Lejos de arrepentirse de ello, se siente "un privilegiado" pues "he tenido la oportunidad de descubrir una ciudad encantadora con unas gentes que me han recibido de forma maravillosa. Sólo tengo palabras de afecto hacia esta ciudad y los onubenses".

Hace unos meses que aterrizó en Huelva "para ayudar y aprender del maestro Ignacio Ruiz. Espero estar a la altura". Con un micrófono o un pluma en la mano, ha escrito y narrado su vida de forma itinerante. De su Ceuta natal, un lugar que recomienda encarecidamente visitar porque "es una gran desconocida con mucho que ofrecer", salió a los 18 años para cursar sus estudios entre Sevilla y Madrid.

Buena parte de su labor profesional la ha vivido junto al Sevilla y el Betis. Tuvo la oportunidad de vivir "momentos increíbles como los títulos con cada uno de ellos. Fueron unos años en los que aprendí mucho". A pesar de ello, "no echo nada de menos. En Huelva me he encontrado con un equipo que es como una gran familia. Todo es mucho más cercano y no hay el hermetismo de Sevilla".

De todas sus experiencias, se queda con una jornada que le marcó como persona. Fue testigo directo de "la muerte de Antonio Puerta. Estaba allí y fue durísimo. Tuve que estar cuatro días más en el hospital".

Espera que la memoria de lo que sucedió con el interior zurdo sevillista sirva "para mejorar las condiciones médicas de los recintos deportivos y no se vuelva a repetir algo así. Lo que no se puede utilizar es para el 'tomate'.

Estos meses lo está viviendo a caballo entre Sevilla y Huelva, pero espera que "si todo sigue así no podamos venir todos a vivir aquí para no estar permanentemente en la carretera". En ese todos entran su mujer, un pequeño y otro que viene en camino. Es esto lo más difícil de una profesión que le obliga a pasar muchos días fuera de casa. Cada vez que le toca desplazarse con el Recreativo "le cuento historias a mi niño pequeño para que comprenda que su padre no va a estar en casa varios días. Es lo que más me duele. Tener que dejarlo ahora está comenzando a hablar y perderme esa época tan increíble de su vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios