Tercer grado para el joven preso en Caracas por tenencia de drogas

  • El onubense, preso desde enero de 2005, está a la espera de lograr la extradición

El joven onubense de 31 años J.B.R., que cumplía una condena por tenencia de drogas en Caracas (Venezuela) desde el 22 de enero de 2005, se encuentra en libertad con el tercer grado penitenciario desde el pasado 20 de diciembre, a la espera de lograr ahora la extradición a España.

En declaraciones a Europa Press, la madre del joven, Natividad Rodríguez, mostró su "satisfacción" por el resultado de los trámites que, junto a su marido, ha realizado ante la Embajada española y el Ministerio de Asuntos Exteriores para lograr la libertad de su hijo, ya que "estaba en una prisión en unas condiciones infrahumanas que hacían temer por su vida".

El joven fue detenido en enero de 2005 cuando, tras pasar unos días en Caracas, fue sorprendido al volver a España "con una presunta maleta con unos dos kilos de cocaína" y fue condenado a seis años y ocho meses de prisión. Según explicó su madre, el expediente del joven "se encuentra ya en España a la espera de recibir la autorización del Consejo de Ministros para que se pueda efectuar la extradición". Rodríguez añadió que, una vez que su hijo esté en España, "tendrá que ir a la cárcel hasta que se normalice la situación para que sea la misma que tiene actualmente en Caracas de tercer grado, en el que mañana mismo (por hoy) tiene que ir a firmar a la cárcel".

No obstante, destacó que "hay datos en el expediente que tienen que salir a la luz porque, aunque se le acusaba de portar dos kilos de drogas, en el mismo aparece que la cantidad no llegaba ni al cuarto", con lo que confió en que la situación "cambie con una justicia mucho más justa como es la de España".

La madre de este joven, casado y con un hijo, inició hace ahora tres años una "cruzada" para lograr que su hijo cumpliera su condena en España, ya que, según aseguraba, "tenía que pagar hasta por dormir y, si no pagaba, le podían hasta matar porque raro es el día que en la cárcel no matan o hieren de muerte a algún preso, ya que las condiciones allí son infrahumanas".

Por ello, Natividad Rodríguez aseguró ayer sentirse "la madre más feliz del mundo que ha recibido el mejor regalo de Reyes" con la libertad de su hijo, aunque confió en que se complete con la extradición a España "en los próximos días".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios