Huelva

Los sindicatos de prisiones cortan el acceso a la cárcel como protesta

  • La concentración se anticipa y desata la tensión con la Policía, que tiene que desalojar la vía

La mañana de ayer iba a ser la de una protesta pacífica a la entrada de la prisión de Huelva, adonde los sindicatos de prisiones Acaip, UGT y CCOO estaban autorizados a concentrarse durante cuatro horas -entre las 8:00 y las 12:00- para reclamar sus derechos laborales y más seguridad en sus puestos de trabajo. Pero la tensión se desató poco antes de las 7:00, cuando los manifestantes decidieron empezar a cortar la vía que da acceso al centro penitenciario de Huelva. Entonces la Policía Nacional se vio obligada a intervenir para dejar despejado uno de los carriles y permitir la entrada al penal de algunos trabajadores y directivos, así como la salida de cinco reclusos: dos que viajaban en un furgón para asistir a una consulta médica y otros tres que estaban citados en los juzgados, según detallaron ayer a Huelva Información las fuentes policiales consultadas.

El rifirrafe, afortunadamente, no llegó a mayores (alguna camisa rota y magulladuras de los que fueron arrastrados por el suelo) y a las 8:00 se permitió a los representantes sindicales el corte completo de la carretera.

Los manifestantes denuncian que sólo dos funcionarios controlan módulos de 130 presos

Entre ellos estaba el presidente nacional de Acaip, José Luis Pascual, quien manifestó que el Gobierno "debe poner fin a la brecha salarial de hasta 7.000 euros de diferencia para los mismos puestos de trabajo" según el establecimiento penitenciario en el que se desempeñe la labor, algo que se da, por ejemplo, entre los funcionarios del Centro de Inserción Social (CIS) de Huelva y la cárcel de La Ribera. En paralelo, evidenció que de los 490 funcionarios de prisiones onubenses, "hay unas 40 vacantes por cubrir", lo que va en "detrimento de la seguridad y de la asistencia a la población reclusa".

Tanto es así que en Huelva II se da la circunstancia de que en un módulo, conformado por entre 120 y 130 internos, "sólo dos personas se encargan de controlar las tres plantas; a nivel de seguridad es algo imposible".

Pascual remarcó la gravedad de que a principios de abril dos presos fallecieran en la penitenciaría onubense "porque han tenido sobredosis, ya que se reparten miles de pastillas en el mismo día, todo un arsenal al alcance de estas personas, que están enfermas". Y se hace así por falta de personal. En el mismo sentido abundó el delegado de prisiones de CCOO en Huelva, Fernando Mohedano, que indicó que "gracias a la labor médica y de vigilancia, por cada uno que fallece salvamos la vida de otros 100".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios