El TS archiva la querella del alcalde contra Barrero por las llamadas eróticas

  • No ve delito y deja abierta la vía de la denuncia, aunque el alcalde renunció ya a seguir el proceso

Comentarios 2

El único capítulo pendiente del que se conoció como el caso de los móviles del Ayuntamiento de Huelva queda cerrado. El Tribunal Supremo ha acordado el archivo de la querella por injurias y calumnias que el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, presentó en 2006 contra el diputado socialista y entonces secretario general del PSOE onubense, Javier Barrero.

En febrero de ese mismo año, Barrero afirmó públicamente que "en más de cien ocasiones, Pedro Rodríguez había llamado con dinero público, a través de un teléfono público, a prostíbulos y a líneas eróticas", declaraciones en las que el Supremo no ve delito alguno, pero deja la puerta abierta al alcalde para recurrir de nuevo a los tribunales por una falta contra el honor.

El Tribunal alega que Rodríguez señalaba en su querella que el dirigente socialista lanzó tales acusaciones a sabiendas de su falsedad, ya que "el funcionario autor (el chófer) de las llamadas telefónicas en cuestión ha sido ya identificado, expedientado y sancionado". Pero el TS señala que Barrero dio a entender en su comparecencia que la cuestión no estaba cerrada y que el asunto de las llamadas "merecían una explicación detallada y que el grupo político (PP)) al que pertenece el querellante lejos de hacerlo, activó una medida de criminalización yendo a los Tribunales y denunciando al ahora querellado".

La legislación, señala el TS, no reconoce un derecho al insulto, pero las expresiones de Barrero tienen que verse atemperadas por el contexto en el que se pronunciaron, un debate o contienda pública y política sobre el uso indebido de un teléfono móvil del Ayuntamiento, contexto en el que el ejercicio de las libertades de expresión e información alcanzan su máximo nivel de eficacia justificadora frente al derecho al honor.

Fuentes del gobierno municipal indicaron ayer que Rodríguez retiró la querella en septiembre del año pasado como "gesto de buena voluntad" hacia los socialistas y en un intento de que la polémica no fuese a más. El juez, siempre según la versión de estas fuentes, aceptó la retirada de la querella del alcalde de Huelva, aunque la Fiscalía alertó de que el Tribunal Supremo podría mantener en curso la querella, como así ha sido.

La sentencia se produce, pues, con el ministerio público como único acusador, ya que Rodríguez no volvió a intervenir en el caso.

La noticia del archivo se saldó también ayer con reacciones por parte de la Ejecutiva provincial socialista, cuya portavoz, María José Rodríguez, afirmó que "la sentencia es muy clara y de ella se desprende no sólo la falta de relevancia penal de lo dicho por Barrero, sino también un reproche de quien, como representante del pueblo, está sujeto a la obligación de rendir cuentas de sus actuaciones y no de evitar hacerlo poniendo querellas y pervirtiendo las reglas del juego democrático cuando no interesa que se sepa lo que hace".

En esta línea, la portavoz socialista indicó en un comunicado que en lugar de eso, "el PP utiliza el ataque personal en lugar del respeto a la cosa pública y el victimismo en lugar de la transparencia y la rendición de cuentas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios