Huelva

El Supremo ratifica la nulidad de loscontratos realizados al Capítulo 6

  • El alto tribunal considera que están fuera de los criterios del sector público

  • El futuro de 20 trabajadores del personal de administración se dirimirá con la apertura de una negociación

Movilización de los trabajadores del Capítulo 6 en diciembre de 2013. Movilización de los trabajadores del Capítulo 6 en diciembre de 2013.

Movilización de los trabajadores del Capítulo 6 en diciembre de 2013. / Alberto Domínguez

El futuro de una veintena de trabajadores de la Universidad de Huelva (UHU) depende de las negociaciones que se mantendrán entre el equipo de gobierno de la Onubense y los representantes de los trabajadores, en este caso, la UGT como sindicato mayoritario en el comité de empresa del Personal de Administración y Servicios (PAS).

Precisamente hoy la rectora, María Antonia Peña, tendrá un encuentro con los máximos representantes de la Federación de Empleados de Servicios Públicos (FESP) de UGT-Huelva. Se trata de una auténtica patata caliente que viene de años atrás y que se agravó con el despido, el 31 de diciembre de 2013, de 76 trabajadores incluidos en el llamado Capítulo 6.

El PAS celebró una asamblea hace unos días para abordar la situación

El futuro de una veintena de empleados que en estos momentos ejercen su actividad como PAS en la Onubense va a ser tratado, debido a que hay una sentencia confirmada por el Supremo que declara nulos en origen los contratos que los vinculan con la UHU.

La UGT emitió hace escasos días un comunicado en el que informó sobre la celebración de una asamblea de trabajadores de la "Universidad de Huelva" en la que se aprobó la personación como "afectados en la ejecución de las sentencias contencioso-administrativas en los tres juzgados de lo Contencioso-Administrativo de Huelva". El motivo esgrimido es que "el Personal de Administración y Servicios tiene un interés legítimo en que las sentencias se ejecuten en sus propios términos, puesto que la permanencia de contratos que han sido declarados nulos de pleno derecho, incide en el Capítulo 1 a efectos de dotación de plazas (promoción interna, consolidación de empleo y acceso libre)". El escrito añade que "interesa el esclarecimiento de las conductas de autoridades académicas y funcionarios implicados toda vez que han tenido como consecuencia gravísimos perjuicios económicos para la institución, la paralización de la promoción profesional y la consolidación del empleo en la Universidad de Huelva".

El responsable de la sección FESP-UGT en el comité de empresa, Luis Carlos Hermo, quiso puntualizar que "este sindicato no está pidiendo los despidos de esos trabajadores", aunque también precisó que "si hay una sentencia debe cumplirse" teniendo en cuenta además que "la rectora tiene previsto meter a estos trabajadores en el Capítulo 1 del presupuesto de la universidad". En todo caso, Hermo llamó a que se abra una mesa de negociación y culpó al equipo de gobierno de oscurantista por no ofrecer ningún tipo de información. Con la reunión de hoy parece que dará comienzo una nueva etapa.

Dada la situación económica que el anterior rector se encontró al llegar a ese cargo, optó por prescindir de los empleados incluidos en el Capítulo 6. Se calculaba con ello un ahorro de 1,4 millones de euros anuales. Los trabajadores recurrieron sus despidos en los juzgados de lo Social y fueron ganando, uno por uno, esos juicios, de modo que la Onubense tuvo que iniciar un proceso de readmisión al tiempo que envió el asunto al Consejo Consultivo de Andalucía. Este órgano dictaminó que los contratos que habían vinculado a los empleados del Capítulo 6 con la UHU eran nulos en origen de manera que el proceso no se cerró con la decisión de los juzgados de lo Social.

Con el informe del Consejo Consultivo en su poder, el equipo de gobierno de la UHU decidió llevar el asunto por la vía contencioso-administrativa con el ánimo de dar por zanjado el tema cuando ya estaba la gran mayoría de los despedidos en 2013, reincorporados a la UHU. La vía contencioso-administrativa volvió a dar la razón a los postulados de la Universidad, lo que incitó a los trabajadores afectados a que se presentara un recurso de casación que, finalmente, no fue aceptado por el Supremo, que hizo firme la sentencia de la nulidad en origen de los contratos realizados en su momento, por considerar que no se habían respetado los principios de igualdad, mérito y equidad que han de prevalecer en el ámbito de lo público.

Aparte de esa veintena, hay 11 trabajadores que tienen una situación algo diferente. La razón se encuentra en que fueron contratados a través de la Corporación Universidad de Huelva S.A., un organismo que el anterior rector cerró en un momento en que presentaba deudas. El cierre, según recordó Luis Carlos Hermo, supuso 1,5 millones de euros.

Sobre la problemática de este conjunto de trabajadores, el Rectorado se remitió a la reunión de hoy para hacer comentarios. Lo mismo se hizo desde la dirección de la FESP-Huelva. La reunión de hoy tendrá continuidad en un futuro próximo con los miembros del comité de empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios