Historia menuda

Simplemente 'Omar el Mago'

Comentarios 56

Atención, señoras y señores, con ustedes 'Omar el Mago'. Luis González Regaña nació en Sevilla el 10 de diciembre de 1954, bueno, le nacieron allí, ya que con dos días de edad ya estaba en Huelva y siempre se ha considerado huelvano de corazón.

Hasta que contrajo matrimonio, residió en la Barriada de la Condesa, detrás de la antigua cárcel, exactamente en la calle El Cerro de Andévalo. A los 17 años le manifestó a sus padres que estaba harto de los libros y comenzó a trabajar en nuestro puerto como estibador suplente. Dos años más tarde, le hicieron de plantilla.

Su afición por el mundo de la magia y el faquirismo le venía desde siempre. Su padre tenía una taberna, y algún que otro cliente hacía, de vez en cuando, algún truquillo con palillos, tizas o monedas. También, cuando el azar determinaba que algún circo viniese a actuar a Huelva, con todo interés esperaba que el mago o el faquir terminase su actuación para hablar con ellos y preguntarles cosas alusivas a la magia, sumiéndose Luis, extasiado, ante los secretos de los diversos experimentos que le narraban y que estaban destinados a entretener y divertir al público. No obstante, no sería hasta años más tarde cuando, ya casado y con su hijo mayor nacido, cuando comenzó a tomarlo como algo vocacional.

En el año 1981 conoció al 'Gran Onofrof'. Éste era un mago ibicenco que estuvo afincado en Huelva varios años, haciendo galas exitosas en nuestra ciudad y provincia. Él le inició en el secreto de sus trucos. De él aprendió muchísimo y le abrió las puertas a un maravilloso mundo de ilusionismo y magia: la cuerda, que a pesar de cortarla mil veces siempre estaba entera; el pequeño tubo, al que atravesaba con innumerables pinchos y cuchillos y al quitarlos salían de él dos preciosas y níveas palomas que emprendían raudas el vuelo y tantos otros…

A Juan Tamarit, entrañable, lo conoció en el Hotel 'Monte Conquero'. Pasaron largas horas charlando sobre la Cartomagía y le tiene una gran admiración.

Con el desaparecido y recordado Pepe Carrol, coincidió en un Congreso que se celebró en Barcelona. Era un mago excepcional. Otro mago que le causó gran admiración fue Juan José, hijo de Alcalá de Guadaira (Sevilla), que en la actualidad vive en el también pueblo sevillano de Dos Hermanas y es profesor de Ajedrez. A pesar del tiempo, su amistad sigue incólume, así continúan teniendo contacto telefónico. 'Omar' lo destaca como un mago de categoría, descollando su elegancia y saber estar en el escenario.

Todos y cada uno de ellos le aportó algo y así, después de mucho tiempo de prácticas ante un espejo, comenzó a dar actuaciones en nuestra capital y provincia y en algunas localidades a lo largo y ancho de Andalucía. El éxito que obtuvo fue espectacular, ya que además de su extraordinaria habilidad manual hacía gala de un asombroso virtuosismo verbal: sabía mantener en vilo a sus oyentes, dándole emoción a sus juegos.

El nombre de 'Omar el Mago' se lo debe a su amigo Miguel Gálvez.

En 1990 empezó a gestarse la Asociación de Ilusionistas Onubenses que, al comienzo del año siguiente, era una gozosa realidad. Luis fue uno de los socios fundadores junto con Juan García Garday, ilusionista y ventrílocuo; Enrique García Allepuz, Francisco González y Juan Domínguez entre otros.

'Omar el Mago' perseveró, no tardando en triunfar. Pocos meses después se había conquistado al público, siendo preciso reservar las entradas. Es imposible enumerar los juegos de habilidad o prestidigitación con que encantaba a los espectadores.

Por desgracia, una enfermedad iba a romper su vida artística en el año 2000: el Parkinson. Tuvo que abandonar su trabajo del que era un enamorado y le costó una depresión. Estuvo algún tiempo en tratamiento psiquiátrico pero, con la ayuda de su familia y amigos, con su animoso carácter y desenfado, logró salir adelante.

Su enfermedad le apartó del mundo de la magia y donó todos sus juegos a la Asociación de Ilusionistas. El cariño y la admiración que los miembros de esta Asociación le tenían, hicieron que éstos organizaran una cena homenaje en la que le entregaron una placa conmemorativa y el carnet de Mago de Honor. Cada uno de los socios le dedicó una pequeña actuación. Fue un acto muy emotivo que hizo que las lágrimas rodaran por sus mejillas. Corría el día 12 de junio del año de gracia de 2004….

En el año 2002 fijo su residencia en Nuevo Portil y aclara que es una de las mejores cosas que ha hecho en su vida. Allí, además de paz y tranquilidad, encontró grandes y buenos amigos: Juanma, al que la mujer de 'Omar' califica como su ángel de la guarda, ya que siempre que lo necesitaba podía contar con él; Juan, Encarni y Francis del Yomada, éste último gran aficionado a la magia y es tan "manitas" que se fabrica todos sus artilugios; Raquel, Yolanda y Rosa del Sisters, Alberto, Montenegro, Pepe, el titular del Asador de Pollos 'Cuesta', ubicado en El Higueral, de Huelva; Miguel, Pedro, Ana la panadera, Santi de 'La Colita', Adolfo el frutero, Manolo y Conso, Juan, Yoli y Nazaria, su gente de 'New Coffee' y del campo del golf, sus amigos Vale, Paco y Pepe, José el ferretero, el grupo 'Pinares', Isabel, José, el funcionario; Juan Antonio Millán, alcalde de Cartaya; Gonzalo Nevado, alcalde de Punta Umbría, Beatriz Román, concejal delegada de El Portil, el personal de ambos Ayuntamientos y tantos otros. 'Omar el Mago' no se olvida de sus vecinos: Antonio y Marina, Luis y Paqui, Juan Carlos y Nely, Ángel y Salud. A esta lista se unen Sebastián y Antonia, Bar 'La Burra', José Luis, el poeta sevillano; Oscar, el cordobés; Tomás del bar 'Puesta del Sol', Paco, el del Mesón y el abuelo Iko; Matías, su mujer y su niña, la familia que regenta la Heladería de El Portil, Manuel, del Bar 'As de Oro', Manuel y Tania, el personal de Marisquería 'La Culata' y tantos y tantos amigos, entre los que merece mención la prestigiosa doctora. Todos ellos le ayudaron a salir del trance amargo en que estaba sumido, por lo que les tiene eterno agradecimiento. Andrea la ATS Belén del Portil.

Con el tiempo, la enfermedad que padecía fue degenerando hasta tal punto que en 2006 dependía totalmente de su familia. Actos sencillos y cotidianos como son: comer solo, ir al baño o a asearse eran prácticamente imposibles para él. Y en el peor momento de su vida, de manera milagrosa, como por arte de birlibirloque, como si hubiese realizado uno de sus logrados trucos, surgió de la nada Enrique. No se conocían de nada y se interesó por lo que le ocurría. Enrique es ATS y le habló de la novedosa operación, para su enfermedad, que se estaba realizando en Sevilla y por mediación suya, del Servicio de Neurología del Hospital 'Vázquez Díaz', que es donde lo trataban, le derivaron al Hospital 'Virgen del Rocío' de Sevilla, al centro de Diagnóstico y Tratamiento. Les recibió el reputado doctor Manuel Carballo Cordero (neurólogo) y él, a su vez, los derivó a Neurocirugía. Les sorprendió encontrarse con un equipo tan joven como humano, altamente capacitado: Paulo Mir (neurólogo), Fátima Carrillo (neuróloga), María Oliver (neurocirujano) y María José Lama (psicóloga). El trato con el que les obsequiaron durante y después de la operación de la intervención quirúrgica fue exquisito. La operación consistía en el implante de un neuroestimulador que colocaron abriendo dos orificios en el cráneo, para situar dos electrodos que atravesaban el cerebro, de los que salía un cable que, interiormente, a través del dorso de la oreja derecha bajando por el cuello y el pecho llegaba hasta la parte derecha del abdomen donde se conectaba a una batería allí instalada. En este punto, y recordando los primeros instantes de la enfermedad, merece emocionada citación el equipo médico de El Portil que encabezan la doctora Belén y Andrea, la ATS.

Nuestro mago vivió momentos duros, pero le ha merecido la pena este sufrimiento y siendo muy creyente no hay instante en que no le agradezca al Sumo Hacedor su nueva situación. El día 21 de mayo de 2009 se cumplió un año de su operación. Desde entonces, la tristeza que se reflejaba en su rostro ha desaparecido y la torpeza de sus movimientos se ha mitigado, ya puede comer solo y vuelve a coger el coche y la bicicleta, se afeita y ¡vuelve a tener ilusión por tantas cosas! ¡Luis González, el conocido 'Omar el Mago' ha renacido a la vida cotidiana cual Ave Fénix! Es un nuevo truco que 'Omar' se ha sacado de la chistera de la vida. ¡Enhorabuena!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios