Salud concierta con la Blanca Paloma la asistencia al pie diabético

  • Se trata de la primera prestación que la Sanidad pública ofrece a la espera del convenio con las clínicas podológicas

Los diabéticos pueden beneficiarse de la atención podológica gratuita, gracias a un convenio asistencial que fue suscrito a comienzos de año por la Delegación Provincial de Salud con el hospital Blanca Paloma. Esta nueva prestación, que amplía el concierto que Salud mantiene con este centro hospitalario, permite que este colectivo pueda ser derivado, a través de su médico de atención privada o facultativo de Endocrinología o Cirugía Vascular, a la consulta podológica específica, puesta en marcha a fin de evitar lesiones irreversibles en los casos del pie diabético.

Hasta el momento, son 25 los pacientes que están siendo revisados y asistidos en esta consulta, de forma que pueden recibir esta prestación en nuestra provincia, sin desplazamientos a otros lugares. Con la incorporación de la nueva prestación, la atención podológica será indicada por el médico de primaria o especializada responsable del seguimiento del paciente, cuando éste presente pie diabético -con úlceras y complicaciones- o tenga riesgo moderado o alto de padecerlo. Para ello, el usuario recibirá un documento de solicitud de asistencia.

La atención podológica ofertada incluye la eliminación de callosidades y durezas, el corte y fresado de las uñas y el tratamiento de uñas encarnadas.

El concierto para este servicio, que ha sido establecido con la Blanca Paloma, fue hecho el pasado año tras el fracaso del concierto que la Consejería intentó con las clínicas podológicas de la provincia para prestar este servicio de cara a los diabéticos. La falta de repuesta por parte de estos profesionales provocó que en junio del pasado año, Salud contemplara la concertación con alguna clínica para ofrecer este servicio. En todo caso, desde la Delegación Provincial se aclaró que el acuerdo con la Blanca Paloma no anula la posibilidad de que en el futuro este servicio lo puedan también prestar las clínicas podológicas.

La causa de que hasta el momento las clínicas no hayan atendido al requerimiento del SAS se encuentra en que estos profesionales consideraban que la retribución económica era escasa, así como las limitadas condiciones para llevar a cabo esta tarea, ya que según su criterio la complejidad del pie diabético requiere de un tratamiento multidisciplinar.

Por su parte, desde la Asociación Huelva Diabéticos, su presidente, Rafael Romero, quiere que no se olvide otro de los aspectos que para este colectivo es vital: la prevención. De este modo, Romero aboga porque la vigilancia del pie diabético la realicen los enfermeros, aunque a día de hoy esta actividad no se encuentra protocolizada

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios