La Sagrada Lanzada volverá a salir de su casa de hermandad

El Cristo de la Sagrada Lanzada dejó una Cuaresma más su parroquia de Nuestra Señora de los Dolores para trasladarse hasta su casa de hermandad. Será este el tercer año que no podrá salir de su templo, todo está pendiente de las obras que se deben realizar en la parroquia, que permitirán que el paso salga al impedirlo ahora la altura de la puerta.

Un traslado especial que es en vía crucis, que se inicia en la parroquia para realizar la séptima estación a las puertas de la residencia de ancianos de las Hermanas de la Cruz, como ya se instauró el pasado año. De ahí hasta su casa de hermandad, donde la sagrada imagen permanecerá hasta su salida en la tarde del Martes Santo.

Lo que en un principio era una novedad y un momento hasta deseado con la salida de la cofradía desde la nueva casa de hermandad, se ha convertido en algo que va por tres años y sin visos de que encuentre una solución. Al menos eso es lo que se percibe cuando las prometidas obras en la parroquia de los Dolores no se llegan a acometer. Una reparación del templo necesaria que incluso llevó a trasladar las imágenes del altar de la Virgen del Patrocinio debido a la filtración de agua de lluvia, y ahora se encuentra junto a la puerta de entrada, donde estaba el cuadro de la Virgen de la Cinta. Los problemas a los que se enfrenta la cofradía es a la falta de altura en el dintel interior de la iglesia para salida del paso del Cristo tras la realización del nuevo paso; mientras que por la puerta saldría muy justo. Además, con el nuevo asfaltado de la calle de la iglesia se hace necesaria una nueva rampa que, por otra parte, al no conocerse qué obras son las que se van hacer en la iglesia es una inversión poco aconsejable. La salida del Viernes de Dolores se realizará de la casa de hermandad, lo mismo que el Martes Santo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios