Ruth Ortiz ratifica la denuncia contra Bretón por malos tratos psíquicos

  • La declaración de la madre de Ruth y José ante el juez se prolonga durante casi tres horas · Su abogada dice que la desaparición de los críos es "un castigo, continuación del maltrato"

Comentarios 1

Máxima expectación mediática ante el Palacio de Justicia de Huelva. El motivo: la madre de los pequeños onubenses Ruth y José -desaparecidos en Córdoba el pasado 8 de octubre-, Ruth Ortiz, fue citada ayer a declarar ante el titular del Juzgado de Violencia contra la Mujer de Huelva por el caso de los malos tratos psíquicos que presuntamente le ha infringido su marido, José Bretón.

A primera hora de la mañana y con un quinteto de agentes de la Policía Nacional apostado a la puerta principal del Palacio de Justicia como señuelo para distraer a la prensa, Ruth Ortiz hizo su entrada a la sede central de los juzgados onubenses por una de las puertas laterales de la calle José Oliva sin que nadie pudiera captar una imagen suya. Según confirmaron fuentes de la Fiscalía de Huelva a este diario, la madre de Ruth y José fue atendida por un psicólogo, un forense y un trabajador social de la Unidad de Valoración Integral de Violencia de Género (Uvivg) del Servicio de Atención a las Víctimas en Andalucía (SAVA). El equipo le realizó un exhaustivo examen que servirá a los expertos y al juez para determinar si, en efecto, reúne todos los parámetros que definen a una víctima de malos tratos.

Entre las 12:30 y las 13:00 Ruth Ortiz comenzó a prestar declaración ante el magistrado del Juzgado de Violencia contra la Mujer nº1 de Huelva, Francisco José Ramírez Herves, una comparecencia que se prolongó durante más de dos horas y media y en la que la mujer ratificó la denuncia por insultos, vejaciones y malos tratos psíquicos que interpuso en la madrugada del 9 de octubre -horas después de la desaparición de los niños- en la comisaría de la Policía Nacional de Huelva contra José Bretón.

Cinco horas más tarde de su llegada al Palacio de Justicia, a las 15:35, Ruth Ortiz abandonaba el edificio por la puerta trasera. Simultáneamente, en idéntica maniobra para distraer a los medios de comunicación y evitar que la onubense realizara declaraciones ante las cámaras, la portavoz de la familia, Esther Chaves, comunicaba a la prensa desde la escalinata del pórtico principal que "ha ratificado la denuncia pero no sé si la ha ampliado, aunque se ha comportado como una campeona".

Chaves indicó que la jornada fue "dura, pero ella está haciendo lo que debe y nosotros la apoyamos", al tiempo que confirmó que José Bretón no ha respondido a la segunda carta que le ha enviado Ruth Ortiz a la cárcel cordobesa de Alcolea "porque es tan cobarde que ni habla ni contesta". Finalmente, dejó claro al principal sospechoso de la desaparición de los menores que "si se acuerda de su mujer, que se quede con la imagen que tenía, porque allí no la va a ver más".

De otro lado, la abogada de Ruth Ortiz, María del Reposo Carrero, rompió ayer su silencio a través de un comunicado enviado a la prensa en el que detallaba que ejercerá la acusación particular contra José Bretón "hasta el final", después de que le brindara la oportunidad de retirar los cargos contra él "si hubiera contado lo que hizo con los niños antes del 16 de febrero".

Carrero explica en el documento que Ortiz "ha sido objeto de malos tratos durante muchos años por el que todavía es su marido", a lo que añadió que "se hace preciso sacar a la luz la autoritaria personalidad de Bretón, su relación con su mujer y sus hijos y el terror de Ruth a la separación". Según la letrada, la persistencia de Bretón en no hablar ni dar explicaciones sobre lo ocurrido aquel 8 de octubre "es continuación del maltrato hacia mi clienta, el castigo más severo de lo imaginable". Por último, la abogada indicó que sus primeros pasos como representante legal de Ruth han ido encaminados a saber cuáles son las líneas de investigación existentes en el caso, al tiempo que aseveró que también va a iniciar los trámites del divorcio y que lleva el caso de los presuntos malos tratos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios