La Policía intensifica los rastreos en canales que vierten a la ría del Tinto

  • Los investigadores analizan la posibilidad de que el cuerpo de Mari Luz llegara a esta ría por el arrastre del agua · Si esta vía queda descartada, se tratará de estudiar donde pudo permanecer el cadáver

Comentarios 9

Miembros de las Unidad Especial de Subsuelo, de la Unidad Canina y de la Policía Científica de la Policía Nacional volvieron a rastrear ayer los canales (especialmente el canal 19) que confluyen en la ría del Tinto, no muy lejos del punto en el que fue hallado el cuerpo sin vida de Mari Luz Cortés a los 54 días de su desaparición.

Aún pendiente del informe que están llevando a cabo expertos de la Universidad de Huelva, que colaboran codo a codo con los investigadores para intentar acercar, en lo máximo posible, el recorrido que pudo hacer el cuerpo hasta el lugar en el que fue avistado, los rastreos, más que buscar pistas, lo que persiguen es descartar (o confirmar) que el cuerpo de la pequeña pudiera haber llegado a las aguas del Tinto a través de estos canales. De esta forma, se cerraría el abanico de hipótesis sobre el cómo llegó Mari Luz a la confluencia del Tinto y del Odiel, donde su cuerpo fue avistado a la altura del muelle de la refinería de Cepsa.

En el caso de que esta posibilidad quede descartada, el paso siguiente sería delimitar la zona en la que el cadáver de la niña pudo ser abandonado. De hecho, la posibilidad que se maneja hasta ahora de que el cuerpo fuera abandonado en las inmediaciones de la ría del Tinto se podría confirmar científicamente con las pruebas que vayan llegando en los próximos días. La presencia de metales pesados en alguna de las pruebas de las autopsias practicadas a la niña aclararán este punto (las aguas del Tinto por el arrastre de las minas tiene una elevada presencia de metales pesados).

Acompañados por técnicos de Aguas de Huelva y representantes de Bomberos, los especialistas de Subsuelo analizaron el alcantarillado (incluso llegaron a bajar a los canales) para ver sus dimensiones y analizar esta posibilidad. Se revisó desde la zona próxima a la Universidad, en el cruce de Carrefour, el Polígono La Paz, hasta la zona de la Estación Depuradora (EDAR). Posteriormente los efectivos se trasladaron a la zona de marismas del Estero del Rincón, donde continuaron el rastreo para analizar la posibilidad de que un cuerpo de las características de Mari Luz pudiera haber llegado por el arrastre del agua.

En un segundo paso, si esta posibilidad queda finalmente descartada, se realizarán muestras de tierra, fango y aguas de distintas zonas para compararlas con las que se hayan podido encontrar en el cuerpo de la pequeña.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Huelva, en el que recayó el caso tras la desaparición de la niña el 13 de enero pasado (mañana se cumplen dos meses) mantiene el secreto de sumario. Los datos de las autopsias, las pruebas que se tomaron al cuerpo de la niña, comenzarán a llegar esta semana aunque los resultados no se podrán conocer hasta que el juez titular decida levantar el secreto de las actuaciones.

El cadáver de Mari Luz presentaba algunas contusiones pero, según ha trascendido, parece que no fueron mortales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios