El Plan de Doñana garantiza los cultivos de las explotaciones

  • De las 8.000 hectáreas de regadíos que existen en la comarca, el 60% está regulado en el POTAD · La consejera Coves afirma que "las hectáreas que no puedan continuar se reubicarán"

"Me tocará a mí o no me tocará". Esta fue la incógnita que barajaban ayer los agricultores de la comarca de Doñana y que quedó ayer en el aire tras el apoyo masivo de los colectivos sociales al Plan Especial de Ordenación de las zonas de Regadíos ubicadas al Norte de la corona forestal de Doñana. Una de las voces de los propietarios agrícolas almonteños, el presidente de la Asociación de Agricultores Puerta de Doñana, Juan Matos Rodríguez, comentó que "había que poner en marcha un plan y las administraciones lo han hecho, pero nosotros como agricultores queremos que se desmenuce cuanto antes pues, lo hemos firmado, pero no sabemos cómo van a quedar las explotaciones".

En la misma línea, el presidente de la Comunidad de Regantes de El Fresno, Ángel Gorostidi, comentó que entre los agricultores hay una inquietud "lógica por la reubicación de las explotaciones" pero también quiso recordar que existe un compromiso firme de las administraciones para que la reubicación "se haga con todas las garantías".

Este plan especial, que se va a concretar "en los próximos meses", según definió ayer la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, va a actuar sobre un total de 66.000 hectáreas, de las 8.000 son de regadío. De esta superficie 4.800 hectáreas están autorizadas por el Plan de Ordenación del Territorio del Ámbito de Doñana, así que queda un 40% de la superficie por "reordenar", unas 3.200 hectáreas en su mayor parte dedicadas a la producción de fresa.

Sobre esta cuestión la consejera de Medio Ambiente transmitió ayer un mensaje de tranquilidad a los agricultores y afirmó que las explotaciones que "no vayan a poder continuar donde están no van a desaparecer sino que se van a reubicar, porque la intención es ordenar el territorio". Además añadió que irán allí "donde tengan más posibilidades para legalizar la producción, donde puedan tener acceso a agua y al uso de fertilizantes".

Coves concretó aún más esta cuestión diciendo que la intención de la Junta de Andalucía es "legalizar todas las hectáreas agrícolas que podamos y las que no, se reubicarán con garantías de agua, red eléctricaý". La consejera insistió en que el objetivo de este plan especial es "buscar el equilibrio entre el valor económico que sabemos que ha creado esta agricultura y la preservación y conservación de un espacio único en el mundo que es Doñana".

El documento confía en regularizar el 98% de las explotaciones agrícolas de la comarca.

Para la firma del plan, sobre el que se lleva tres meses trabajando, ha sido fundamental la participación de los cinco ayuntamiento implicados: Almonte, Rociana, Bonares, Lucena y Moguer. Para la consejera de Medio Ambiente la colaboración de los municipios "es imprescindible para la reubicación de las parcelas y los cinco han tenido una actitud ejemplar para ratificar el acuerdo", apuntó Coves.

El consejero de Agricultura y Pesca de la Junta, Isaías Pérez Saldaña, justificó la ordenación de las producciones agrícolas diciendo que "no hay agricultura competitiva si no se basa en la sostenibilidad" y esgrimió una doble razón. Por una parte, hizo referencia a la sostenibilidad del espacio donde están las explotaciones y por otra dijo que "el sector tiene hoy sus límites en el mercado y no podemos consentir que la producción aumente para que bajen los precios".

Saldaña destacó que uno de los objetivos más importantes que persigue el plan es evitar la sobrecarga del acuífero 27 "una reserva de agua imprescindible para Doñana", lo que significa que se pone fin a los pozos ilegales que se han creado en la comarca. Este objetivo lleva implícito un plan de infraestructuras que necesariamente tiene que llevarse a cabo para garantizar servicios en las explotaciones agrícolas tales como el uso de agua, red eléctrica o caminos rurales. Saldaña subrayó que este plan de infraestructura, de alguna forma, ya puesto en marcha con las obras sobre las aguas superficiales que ya están concluidas, que se están ejecutando o previstas, como son las obras que afectan a los regantes de la zona del Fresno. No en vano en el plan especial están implicadas tres consejerías de la Junta: Obras Públicas y Transportes, Agricultura y Pesca y Medio Ambiente.

Pero, además, este plan especial también pretende mejorar el hábitat natural de Doñana permitiendo los corredores ecológicos de avifauna imprescindibles para Doñana y recuperando pasillos ecológicos como los del lince ibérico entre Doñana y Sierra Morena. Este planteamiento le ha ganado el apoyo de los grupos ecologistas andaluces como WWF/Adena y Ecologistas en Acción.

Finalmente, el consejero de Agricultura incidió en que las prácticas sostenibles en la agricultura de la comarca evitarán, entre otras cosas, algunas "campañas insidiosas como las que sufrieron las fresas onubenses en Europa, al garantizar las prácticas sostenibles de producción en el ámbito de Doñana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios