Pintar en soledad y por necesidad

  • Pintora

El color es, ahora, uno de los protagonistas del trabajo de Toñi Alcaraz. Esta pintora onubense, sanjuanera de nacimiento, dice estar en una etapa que le lleva a experimentar con diferentes texturas y colores dinámicos que se conjugan caprichosamente con formas abstractas que acaban hablando a los más avispados.

Empezó a interesarse por la pintura desde muy temprano, cuando era una niña y se metía en cualquier habitación para buscar el significado de la pintura a solas. De ahí aterrizó en la Escuela de Artes Aplicadas León Ortega. Muchas horas de trabajo, mucha inquietud e ilusión le han hecho acumular una respetable lista de ciudades grandes y pequeñas en las que se han visto sus cuadros, unas veces en galerías, otras en centros de exposiciones o lugares insospechados. Lleva más de 200 y ha llegado hasta el mismo corazón del arte europeo, París. En su trayectoria se ha acercado a los estilos más diversos, a aquellos que le ha ido llevando su estado de ánimo. Experimentando con técnicas y estilos, yendo de las vanguardias al realismo, impresionismo..., a la hora de pintar no se pone límites, no existen barreras. Dice que "aquí, en Huelva, el artista tiene que evolucionar sólo, no hay mucho contacto con el arte".

Para Toñi Alcaraz pintar es una necesidad. Es su forma de expresión. Dice que tiene "la necesidad de desarrollar un lenguaje. Es plasmar lo que siento de forma transparente y limpia". Lo explica muy bien en los catálogos donde narra con sumo cuidado sus impresiones. También escribe, es una gran aficionada al flamenco, aunque esta última faceta es, probablemente, la menos pública.

Alcaraz es el alma de la Escuela de Niños Pintores, un proyecto que lleva a cabo en colaboración con los ayuntamientos de Gibraleón y Calañas. Va dirigido a niños, a partir de los 4 años y hasta los 10 o 12. Su objetivo es que "desarrollen el lenguaje pictórico de una forma dinámica, espontánea y creativa". La pintura se combina con otras artes como el toreo, la música a través de la guitarra, el cante...., para que los niños dejen fluir sus sensaciones a través del lenguaje creativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios