Pilar Bardem 'sospecha' desde el Gran Teatro

  • La actriz interpreta el papel de una monja de vocación tardía que lucha para que se sepa la verdad sobre un pederasta

Pilar Bardem volvía ayer al Gran Teatro con una obra que la recuperaba para la escena para encarnar a la directora de un colegio religioso que se enfrenta a un posible caso de pederastia en 'La sospecha', a las órdenes de la directora Natalia Menéndez. Un papel que le va que ni pintado al ser una actriz con una idea del compromiso por experiencia personal que además goza de sentido del humor y capacidad para la ironía.

En 'La sospecha' encarna a la hermana Luisa, la directora de un colegio que acusa al cura más popular del centro de pederastia, pero sin pruebas, después de ser avisada de la actitud extraña de un niño que ha estado en la sacristía con él. Un personaje que encarna a una mujer que estuvo casada pero que perdió a su marido en la II Guerra Mundial, y que es religiosa por una vocación tardía.

La función se ambienta en una escuela católica del Bronx neoyorquino en 1964, algo que ha facilitado hablar de un asunto tan espinoso como la pederastia que, no obstante, tiene otros puntos de interés: el abuso, el poder, la duda, la pérdida de la fe y la cultura del veredicto.

Una obra que ha tenido un gran éxito en las ciudades en que se ha representado y que trata un espinoso tema que está muy de actualidad, desgraciadamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios