Paso decidido de Marcos Rosa hacia la curación

  • El onubense será trasplantado de médula a mediados de febrero en el Virgen del Rocío de Sevilla

  • El donante es un joven alemán con un 90% de compatibilidad

La constancia tiene premio y por fin, Marcos Rosa será trasplantado de médula al haber encontrado un donante que presenta nada menos que el 90% de compatibilidad. Será a mediados de febrero en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

El joven onubense compareció ayer ante los medios de comunicación en pleno corazón de la ciudad: en la Plaza de las Monjas. Su objetivo ante todo, era agradecer las muestras de solidaridad, apoyo y cariño que en estos últimos meses ha recibido. Además, hizo un llamamiento para que todos seamos conscientes de que podemos aportar mucho más en el ámbito de la solidaridad que afecta directamente a la salud de las personas. De este modo, Marcos se congratuló de que "están aumentando las donaciones y no solo de médula sino del resto de órganos y la sangre que es muy importante para cualquier intervención quirúrgica que se realice". Recordó entre otros, al pequeño José Antonio de Gibraleón que el año pasado vivió una experiencia parecida.

La situación de Marcos ha dado en esta semana, un giro de 180º. Coincidiendo con su 27 cumpleaños, recibió la anhelada llamada: se había encontrado un donante compatible a sus necesidades. Respetando los protocolos establecidos, Marcos solo sabe que se trata de un joven alemán. Ni siquiera ha trascendido su género. El resultado es el rastreo que se realiza en el Banco de Médula Ósea en el que se van descartando posibles donantes teniendo como referencia la distancia en la que se sitúan del receptor. Esto significa que se buscan, en primer lugar, aquellos potenciales donantes compatibles que estén cerca en este caso, de Huelva. Al no ser así se va ampliando el radio de búsqueda hasta que en esta ocasión, la solución se ha hallado en Alemania.

El mes de febrero será absolutamente crucial para este joven lleno de vitalidad y dinamismo. Ha llegado por fin lo esperado desde hace meses y todo comenzará el día 6. Es cuando tiene la cita con el médico que le concretará el resto del intenso calendario que tendrá por delante. Las fechas aproximadas son las siguientes: Marcos ingresará en el Virgen del Rocío entre los días 10 y 14. Durante dos jornadas será sometido a tratamiento de radioterapia al que le seguirá la quimio, esta última para el 18. Luego vienen cuatro días de descanso justo antes de ser sometido al trasplante. Tras la intervención, Marcos deberá estar un par de semanas ingresado en aislamiento hasta que haya absoluta certeza de que no hay rechazo y su médula comience a funcionar por sí sola. En esa convalecencia estará acompañado por su madre con la que compartirá el aislamiento.

Marcos Rosa explicó cómo será la intervención que es completamente indolora. Sencillamente deberá estar sentado en una silla para recibir la sangre de su donante.

El proceso consiste en que Marcos recupere células madre a raíz de la sangre del joven alemán. Pero las cosas también se están moviendo en allí. El donante va a ser sometido a distintas pruebas para verificar que su estado de salud sigue siendo igual de óptimo que cuando hizo la donación. Asimismo, tomará una medicación que tiene como objetivo estimular la creación de células madre. El chaval alemán no tendrá que trasladarse para nada a Sevilla. Sí lo hará una cantidad que oscila entre medio litro y un litro de su sangre.

Pero a nadie se le escapa que el proceso que está experimentando Marcos no se queda en el ámbito meramente sanitario sino que tiene hondas repercusiones emocionales y vitales. Hay que tener en cuenta que es un chaval al que se le diagnosticó leucemia con 17 años y estremece oírle pronunciar con la naturalidad con la que lo hace, la palabra cáncer. Él mismo es consciente de los reparos que muchas veces tiene la gente que se acerca a él haciendo encaje de bolillos para no pronunciar esa palabra que él tiene asumida: "Mi vida cambió mucho con 17 años cuando me dijeron que tenía cáncer y cuando lo he vuelto a tener me di cuenta de que todo suma y de que hay que disfrutar de la vida", "hoy forma parte de mi vida, no lo rechazo, sino que vivo con ello" y aunque las expectativas son magníficas de cara a su futuro, prefiere ir "partido a partido y momento a momento".

Por norma general, en el Banco de Donantes de Médula Ósea se suele encontrar una compatibilidad en cuestión de un mes. En noviembre comenzó una campaña para acelerar el proceso y ayudar a otras personas que se encontraran en su misma situación.

Cuando a Marcos Rosa le diagnosticaron su enfermedad, tenía un 80% de células anómalas en sangre, que superó con un tratamiento de quimioterapia que su cuerpo aceptó bien, pero antes de darle el alta definitiva con 22 años, le detectaron un 8% de estas células en su sangre y necesitó otra vez la quimioterapia. "Un tratamiento que superé sin problemas dentro de lo malo". El pasado septiembre le dijeron que tenía un 0,9%, pero al no poder someterse a otro tratamiento de quimio, necesitaba el transplante

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios