Paellas para el poder popular

  • Miles de onubenses respaldan la acción solidaria por Bomberos Unidos Sin Fronteras y Doñana en el Muelle de Levante

  • Todo apunta a un récord de recaudación

"Queremos que la gente crea y luche por las cosas que le importan. Porque las palabras se las lleva el viento que agita el fuego del asado". Estaba eufórico ayer Xanty Elías al ver el resultado de su convocatoria al acto solidario Doñana-Unidos sin fronteras. Hubo muchísimo público en el Muelle de Levante desde primera hora de la mañana para esta particular muestra gastronómica onubense para la convivencia. Miles de personas asistieron a la llamada de este acto organizado por Bomberos Unidos Sin Fronteras (BUSF) en favor de los programas que la propia organización solidaria del cuerpo en Huelva tiene en marcha en Ecuador y de una campaña educativa de reforestación en el entorno de Doñana tras el incendio de junio del pasado año.

La iniciativa que lideran el presidente de BUSF, Antonio Nogales, y el chef de Acánthum aspiraba a contar con un respaldo masivo de público para que la recaudación alcanzara para los distintos frentes que tienen abiertos. Lanzaron el reto de llegar a diez mil personas y rondar los 60.000 euros de recaudación. Y al mediodía, con el ambientazo que aportaron los espectadores del Recre-Córdoba B a la salida del Nuevo Colombino, las previsiones parecían ya en disposición de superarse.

"Esperábamos que sucediera algo así pero nos ha sorprendido. Estamos muy contentos. Hasta el Recre ha acompañado con su victoria", apuntaba más comedido el representante de los bomberos.

Pero entre esa alegría que envolvía a los organizadores, entre ellos un extraordinario cuerpo de 400 voluntarios, Xanty Elías subrayó la lectura que, considera, debe quedar de una movilización masiva como ésta en la ciudad: "Cuando los onubenses quieren de verdad, consiguen todo lo que se propongan. Sea lo que sea. Desde la honradez y la honestidad".

Decía Antonio Nogales que con toda la gente que allí había a las tres de la tarde se estaría muy cerca de llenar todo el estadio Nuevo Colombino. A media tarde seguía la música en el escenario y era ya momento de prolongar la sobremesa con las copas, pero las estimaciones de la organización se cifraban entonces entre 9.000 y 14.000 personas.

Había temor en los días previos a que la lluvia o la coincidencia con el partido del Recreativo restara público a la iniciativa, pero ni el viento que se levantó en el muelle impidió que la celebración fuera un éxito, por la demostración de poder popular que fue.

La estrella Michelin onubense insistía en que toda acción popular debe estar coordinada para tener éxito y contar con un objetivo claro en el horizonte. La de ayer fue un ejemplo de buena organización en las cocinas, donde un equipo de decenas de voluntarios respondió a la avalancha de público sin que nadie se fuera de allí sin comer.

El balance final de cocina habla de unos números de récord: 1.300 kilos de carne servida en la zona de asados situada en el exterior, de cara a la ría, a los que se añadieron las 2.200 raciones de papas aliñadas, las 2.300 raciones de picadillo, las 1.200 de berries y 32 jamones cortados y servidos en raciones, igualmente.

Capítulo aparte merece la paella, que se llevó los mayores elogios del público que esperó pacientemente la larga cola que salía del antiguo tinglado, donde se disponían perfectamente todas las barras repartidas en 1.500 metros cuadrados. Estaba previsto hacer entre 28 y 30 paellas y finalmente fueron 34, aprovechando, incluso, la carne del asado.

El evento solidario fue, además, una presentación oficiosa del nuevo espacio ganado en el Muelle de Levante por el Puerto de Huelva para la organización de eventos: unos 8.000 metros cuadrados de recinto en la ría, con una nave restaurada con grandes posibilidades. Un anticipo del gran balcón que, ahora sí, abrirá la ciudad a su ría en la zona portuaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios