El PP insiste en la ilegalidad del presupuesto municipal de 2016

  • IU apoyará la salida del Consistorio del plan de ajuste pero exige que las cuentas para 2018 sean participativas e incluyan las asignaciones de las mociones aprobadas

La Corporación Municipal, durante la celebración de uno de los últimos plenos. La Corporación Municipal, durante la celebración de uno de los últimos plenos.

La Corporación Municipal, durante la celebración de uno de los últimos plenos. / alberto domínguez

Los dos grupos de la oposición que más cara han plantado a la política presupuestaria del Ayuntamiento de la capital -PP e IU- tienen una hoja diferente tras conocerse el nuevo dictamen del Consejo Consultivo Andaluz (CCA), que abre la puerta a que el Consistorio revoque el plan de ajuste al que se acogió en 2014, cuando gobernaban los populares, al no cumplir los requisitos para adherirse al mismo, tal y como advirtió un informe de la Intervención.

No obstante, el órgano de consulta mantiene en su primera parte su dictamen desfavorable a la propuesta del equipo de gobierno de revisar de oficio (por causa de nulidad) los acuerdos de la Junta de Gobierno y el Pleno de 2014 por los que el Ayuntamiento pidió acogerse al decreto del Gobierno.

Por ello, a juicio del grupo popular, esta resolución del Consultivo constata que el presupuesto que se aprobó en 2016, para lo que el Ayuntamiento se salió del plan de ajuste, "no era legal porque no se podía anular aquel acuerdo". Por lo tanto, tampoco lo es, en su opinión, la prórroga de ese presupuesto para 2017 y para 2018.

"Me pregunto, para empezar, en qué situación nos encontramos hoy", señaló ayer el concejal popular Saúl Fernández, tras dejar claro que la oposición no ha tenido conocimiento de la información que el equipo de gobierno suministró al CCA cuando, tras un dictamen inicial desfavorable, solicitó una aclaración del mismo.

En opinión del concejal, es importante conocer qué argumentario presentó el Ayuntamiento al órgano de consulta, ya que el objeto del dictamen es la revisión de los acuerdos por causa de nulidad, sobre la que el CCA vuelve a resolver de forma desfavorable, mientras que la nueva posibilidad aportada por el Consultivo de que se puede revocar el acto plenario por no cumplir el Consistorio los requisitos para acogerse al plan de ajuste "no sería vinculante" porque no era el objeto de la consulta.

En cualquier caso, Fernández valoró que, con independencia de que el Ayuntamiento revoque el acuerdo de 2014, hay otra parte a tener en cuenta, que es el Ministerio de Hacienda. Así, advirtió de que, como éste no declare la revocación del plan de ajuste, este plan seguirá en vigor.

En cuanto al incumplimiento de las condiciones al que alude el CCA para que el Ayuntamiento se acogiera al plan de ajuste, el popular explicó que la situación del Consistorio era mejor de la que estipulaba el real decreto porque "se estaba reconduciendo la situación" y "con la semiprivatización de aguas entró dinero y hubo un año en el que el ahorro neto fue positivo", de modo que se incumplían las condiciones. Pero fue "un ingreso extraordinario y puntual de un año" que se planteó al Ministerio y, de hecho, el informe del interventor "está hecho antes de que el Ministerio resolviera favorablemente al Consistorio", así como hizo "con otros muchos ayuntamientos" que también pidieron también incluirse en esa medida.

Así, recordó que el Ministerio accedió "porque se daban circunstancias excepcionales", al tiempo que defendió que el PP actuó "con la mejor de la voluntad, con total transparencia y tranquilidad" a la hora de optar por acogerse a aquellas medidas de ajuste.

"Nosotros, desde el primer momento pedimos que se hablara con el Ministerio y que se estudiaran las condiciones en las que se podían aprobar los presupuestos de 2016. El PSOE ha estado equivocado durante tres años y ya se le advirtió del limbo económico en el que entraba el Ayuntamiento. A ver qué saca ahora de la chistera", manifestó. En su opinión, el equipo de gobierno no sabe qué hacer con los asuntos económicos, tiene un total descontrol y no sigue una línea clara de actuación.

Una lectura muy distinta hace IU del dictamen del CCA, cuyo grupo municipal recuerda que en su momento ya advirtió de que, como decía el informe del interventor, el Ayuntamiento incumplía los requisitos para acogerse al plan de ajuste. "Nosotros no estábamos de acuerdo con lo que se hizo y el endeudamiento al que el PP llevó al Consistorio fue tremendo", valoró Juan Manuel Arazola.

Bajo el punto de vista del edil, si el CCA ofrece la opción, tal y como entiende el equipo de gobierno y también lo entiende así IU, de "escaparnos" de ese plan de ajuste y del "control de Montoro" sobre las cuentas municipales, su grupo apoyará la revocación "pero sin huir de las responsabilidades". Así, apuntó que habrá que pagar el préstamo y se tendrá que llegar a un acuerdo con Hacienda.

"El equipo de gobierno tendrá que ponerle imaginación y diplomacia. Desde luego, nos parece positivo que el Ayuntamiento pueda desembarazarse del corsé que le impone el plan de ajuste", resumió.

Pero otra cosa bien distinta son, a su entender, los presupuestos para 2018. Al respecto, advirtió de que el apoyo de IU a la salida del plan de ajuste no será óbice para que las nuevas cuentas cuenten con aportaciones de todos los grupos. Así, desde su grupo exigirán que haya participación y que los presupuestos tenga asignaciones presupuestarias para las mociones aprobadas por unanimidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios