Nuevo Parque será objeto de mejoras tras años de demandas vecinales

  • El Ayuntamiento trasladará el parque infantil Príncipe a la avenida Nuevo Colombino, junto a las instalaciones de gimnasia

  • Volverán a estar en servicio las paradas próximas de la línea 5

La barriada Nuevo Parque, en la que viven 216 familias con más de 1.200 personas, será objeto de varias obras de mejora por parte del Ayuntamiento, que responden a demandas vecinales de hace años. No en vano, en el último Pleno municipal se aprobó por unanimidad una moción defendida por el concejal no adscrito Enrique Figueroa con este propósito.

El barrio, situado en la zona de expansión hacia Marismas del Polvorín y que se desarrolló en Huelva hace más de tres décadas, requiere, tal y como explicó el edil, una serie de actuaciones, ya que en los últimos años sólo se realizó el desdoble de la avenida Nuevo Colombino, lo que ayudó a evitar las frecuentes inundaciones que sufría la zona. Sin embargo, desde la asociación de vecinos se piden una serie de mejoras, "fáciles de hacer y con un coste relativamente poco importante para las arcas municipales", que finalmente se verán concretadas en cinco puntos.

Así, el Consistorio trasladará el parque infantil Príncipe a la avenida Nuevo Colombino, junto a las instalaciones de gimnasia allí existentes, de modo que se aprovechará ese traslado para mejorar de paso las instalaciones y sumar mobiliario urbano en la zona.

Tal y como se recordaba en la moción debatida en la sesión plenaria de la semana pasada, en diciembre de 2013, en un escrito dirigido al departamento de Infraestructuras, ya se solicitó el cambio de ubicación del parque, que se había instalado en la esquina de las avenidas Nuevo Colombino y Príncipe de las Letras, junto a un pipican, una zona poco adecuada y con poca higiene.

Además, la infraestructura infantil está junto a una rotonda con abundante tráfico -con el consiguiente peligro que esto conlleva para los pequeños- y es una zona de sombra, lo que limita su uso en amplias temporadas. Hace ya cuatro años, los vecinos recogieron más de 500 firmas para pedir el cambio, si bien la petición quedó "en el cajón de los olvidos".

La segunda actuación que el Ayuntamiento acometerá será la modificación del recorrido de la línea 5 de Emtusa, de modo que vuelvan a estar en servicio las paradas existentes más próximas a la barriada. En los meses de enero y febrero de 2014, tras la supresión de la línea 9 por "falta de rentabilidad", se enviaron sendos escritos, acompañados de más de 400 firmas, solicitando este cambio en el recorrido de la línea 5, de forma que los residentes en el barrio, en una parte importante personas mayores, tuvieran más facilidad y cercanía al transporte público, ya que las paradas que quedaron en servicio quedaban alejadas de la zona, con el consiguiente perjuicio en días de lluvia o calor.

En febrero de 2016, además, la asociación de vecinos volvió a dirigirse al concejal de Seguridad Ciudadana y presidente el Emtusa, Enrique Gaviño, con la misma solicitud, que también fue traslada al alcalde, Gabriel Cruz.

La tercera actuación consistirá en la instalación de un paso de peatones que facilite el acceso peatonal desde la barriada hacia el polígono La Paz, a la que actualmente es imposible acceder a pie, lo que supone un problema para las personas y un perjuicio para los comerciantes del polígono, que ven limitado por ello el número de visitantes.

En cuarto lugar, se acometerá un plan de choque de desratización, para lo que se coordinará a las empresas de limpieza con los técnicos de Infraestructuras, de forma que, una vez aplicado el tratamiento, se proceda a sellar los espacios abiertos en los parterres.

Y es que algunos de ellos han sufrido una serie de hundimientos junto a las aceras, dejando al aire grandes huecos que se han convertido en nidos de ratas y peligro para los viandantes. Los huecos serán rellenados con tierra y se sembrará de nuevo.

Por último, se aprobó exigir a la empresa concesionaria de la limpieza que refuerce el servicio en la barriada de forma permanente, manteniendo fijos los servicios aún en caso de bajas o vacaciones de los operarios. Según explicó Figueroa, los vecinos denunciaron que al barrio sólo acude un operario asignado de forma fija, el cual, a pesar de su eficiencia, no puede atender todas las necesidades, con el añadido de que en vacaciones o bajas de este operario no se le sustituye por otro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios