Nuevas tecnologías contra las barreras

  • Un grupo de jóvenes con discapacidades psíquicas o sensoriales participa en un curso de informátical iniciativa El objetivo de esta acción formativa, promovida por el Ayuntamiento y Aspandicar, es acercar las nuevas tecnologías a aquellos colectivos con dificultades para poder acceder a ellas

Comentarios 2

Que estamos inmersos en una verdadera revolución basada en las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, como ya a lo largo de la historia de la humanidad el hombre vivió otras centradas en el descubrimiento de los metales o de los procesos industriales, es una realidad.

Y es que el ordenador, internet, el correo electrónico, y todos aquellos adelantos que en esta materia van surgiendo prácticamente casi a diario, suponen que en términos de 'macrocomunicación' o 'macroinformación', un hecho o noticia que sucede en cualquier lugar del mundo, desde el más lejano hasta el más cercano, pueda estar en tiempo real en conocimiento de millones de ciudadanos al mismo tiempo.

No obstante, ahí no se acaba todo porque en términos de 'microcomunicación' o 'microinformación', estos nuevos adelantos también contribuyen a mejorar la calidad de vida de muchos ciudadanos con pequeños detalles como por ejemplo permitir a cualquier persona comunicarse con su propio vecino o compañero de trabajo, o enviar cualquier documento de texto, vídeo, audio o fotográfico a éste o a un amigo o familiar que se encuentre en cualquier parte del mundo, con tan sólo pulsar una tecla.

Pues bien, un hecho como éste, tan simple, rápido, cómodo y práctico para aquellos que ya estamos familiarizados con la materia -que afortunadamente cada día somos más-, está siendo durante estos días un motivo de enorme alegría e ilusión para un pequeño grupo de personas formado por doce jóvenes cartayeros, que están participando, en esta localidad, en un novedoso curso de informática. Y digo novedoso porque se da la circunstancia de que tan aplicados y curiosos alumnos son chavales de entre 14 y 23 años con algún problema de discapacidad psíquica o sensorial.

Y es en estos casos cuando adquiere un mayor significado y sentido la 'microcomunicación' o 'microinformación', ya que el buen uso de las nuevas tecnologías, sumado a la puesta en práctica de iniciativas de este tipo, hacen de elemento igualador entre todas las personas, facilitándoles la posibilidad de hacer realidad o agilizar pequeñas acciones o actos que afectan a sus vidas cotidianas.

Por otra parte y según comenta Francisco José Díaz, monitor de este curso, que está siendo promovido por el Área de Juventud del Ayuntamiento de Cartaya en colaboración con la Asociación de Padres de Niños Discapacitados de Cartaya (Aspandicar), esta acción formativa voluntaria se enmarca "dentro de nuestro objetivo de acercar las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones a aquellos colectivos que aún tienen determinados problemas para acceder a ellas como en este caso es el de las personas discapacitadas".

Y es que como señala orgulloso el propio monitor del curso, "no hay nada tan satisfactorio como observar las evoluciones de estos chavales, que el primer día mostraron una enorme timidez, y en algunos casos hasta miedo, ante el hecho de tener que enfrentarse a un ordenador, pero que ahora expresan una gran alegría cuando se dan cuenta de que son capaces de materializar un acto tan simple como enviar un e-mail al compañero que tienen sentado al lado", pero sobre todo una gran ilusión cuando son ellos mismos los que reciben un mensaje de alguno de sus compañeros de clase, "el cual leen hasta con emoción".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios