Nacimientos con vida propia

  • Los colegios Molière y María Inmaculada representaron el nacimiento del Niño Jesús con sendos belenes vivientes con los que disfrutaron cientos de onubenses

Comentarios 0

La historia del nacimiento de Jesús de Nazaret cobraba vida ayer en la capital a través de los más pequeños de la casa. En primer lugar, el colegio María Inmaculada tomaba los jardines de la Plaza Niña para mostrar a los viandantes los pasajes más importantes de la Natividad. Bajo un cielo encapotado que amenazaba lluvia, los 48 niños de Infantil se convertían en pastorcillos junto a la estatua de Santa Ángela de la Cruz, en los Magos de Oriente en su visita a Herodes, en la Virgen María y San José durante la huida a Egipto o en angelitos de la Anunciación a la Virgen.

El director del centro educativo onubense, Antonio Martín, anunciaba que en la mañana de hoy "se volverán a repetir escenas como ésta del belén viviente, entre las 10 y las 12 horas, a la vez que cantarán sobre el escenario que hemos instalado en la Plaza Niña los grupos de campanilleros del colegio, si el tiempo acompaña, claro está".

Música de campanilleros también volvía a resonar de nuevo en el certamen de villancicos del colegio marista Cardenal Spínola, mientras los chicos de la Ciudad de los Niños pasaban una mañana la mar de divertida en una fiesta infantil que estuvo animadísima por payasos y magos.

Otro nacimiento, esta vez el del colegio francés Molière, congregaba en el centro escolar a unas doscientas personas. Bajo el lema 'Huelva, mi ciudad', el belén viviente quiso hacer un homenaje a la capital poniendo de relieve sus edificios y fiestas con más solera.

El alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, acompañado por su esposa y por el concejal de Turismo, Ángel Sánchez, era el primero en visitar el original nacimiento, que el gran público podrá visitar también en el día de hoy, a las 17.00 horas.

A la entrada, una churrera daba la bienvenida a los asistentes, que iniciaban el recorrido por una graciosa catedral de La Merced en miniatura con sus mujercitas de mantilla y todo.

Una de las más originales puestas en escena era la del malvado rey Herodes, transformado en un pequeño torero sentado a la puertas de la plaza de toros de La Merced, que lucia genio y figura junto a sus odaliscas ataviadas con exuberantes mantones de manila.

El público no podía ocultar su sorpresa al observar cómo el establo del portal de belén se había convertido de pronto en el Santuario de la Cinta, con un San José y una Virgen muy marineros que velaban al Niño Jesús mientras éste dormía en un pesebre canastero.

Los Reyes Magos llegaban desde el lejano Oriente a bordo de la canoa 'Ángela Marisa', arropado por un hermoso atardecer en el muelle del Tinto en el que un grupo de marineros faenaba y arreglaba sus aparejos. Más onubense, imposible.

Y no podían faltar el Recreativo de Huelva, el vendedor de palmitos y coquis o las Colombinas a la cita-homenaje a la ciudad. En torno a un fogón, tres niñas ataviadas con el traje típico de Huelva disfrutaban frente a una caseta colombinera con sabor navideño. Sin desperdicio, vamos.

Con villancicos flamencos como telón de fondo, la maestra María Rodríguez comentaba que "participan unos cien niños de Infantil que se dividen en dos turnos. Este belén viviente lo hacemos cada tres años y nos ha costado un mes de intenso trabajo. Cada vez lo dedicamos a algo y esta vez le ha tocado a Huelva".

Entre padres e hijos andaba la cosa también por la Biblioteca Provincial. Allí, familias enteras disfrutaban haciendo manualidades en un taller de postales navideñas a cargo del grupo '¿Te animas?', en el que todos se afanaban en pintar la más bonita felicitación para colgarla del árbol navideño.

La solidaridad no podía faltar en estos día de paz y fraternidad. La embajadora de la infancia en Andalucía, Andaluna, repartía alegría y regalos entre los niños ingresados de los hospitales Juan Ramón Jiménez e Infanta Elena, donde le acompañaron la delegada de Igualdad, Carmen Lloret, y otros personajes como Samir, Jairo y Margarita. De otro lado, las Juventudes Socialistas, con Francisco Baluffo a la cabeza, pedía 'Alimentos para el pueblo saharaui' en la puerta de Mercadona.

Para acabar la jornada, nada mejor que música. Y es que el auditorio del Conservatorio Profesional de Música de Huelva ofrecía un hermoso concierto de Navidad en el que se incluyeron piezas como el 'Cascanueces' de Tschaikowsky. ¡Feliz Navidad!

más noticias de HUELVA Ir a la sección Huelva »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios