Moreno Bonilla: "En Huelva tenemos un grupo municipal machacado"

  • La tensión en el equipo crece y la dirección provincial, que dijo que actuaría en septiembre, no mueve ficha

  • Miranda trata de aguantar la presión y timonea un barco que hace aguas

Fue un sincericidio en toda regla. Juan Manuel Moreno Bonilla ("Llamadme Juanma") rompió su silencio impenetrable para confesarse. Lo hizo ayer, en plena arenga ante los ediles del grupo municipal sevillano, al acudir al Ayuntamiento de la capital hispalense para pedirles que planten cara al alcalde, el socialista Espadas.

En pleno fragor de la batalla, el líder regional del PP repasó la situación de los grupos en cada provincia y habló clarito y meridiano de la situación del equipo municipal en el Ayuntamiento de Huelva. Se refirió al mismo como un "grupo machacado". Literal. Moreno Bonilla, a tumba abierta, se expresó así durante una conversación a puerta cerrada.

Que la tensión dentro del grupo municipal ha ido in crescendo en los últimos meses lo sabe hasta el apuntador. Su portavoz, Pilar Miranda, capea como puede el temporal (o las presiones que le llegan desde sus compañeros y desde el aparato) y, en un permanente ejercicio de mediación trata de mantener esa armonía que se antoja a todas luces irrecuperable a estas alturas del partido entre sus siete concejales. Porque la situación viene de atrás y está enquistada.

Para encontrar su origen hay que remontarse al final del periquismo. O lo que es lo mismo, la ausencia de un líder desde la salida de Pedro Rodríguez tras ostentar durante dos décadas el poder en el Ayuntamiento capitalino. La marcha del entonces portavoz Ángel Sánchez (denostado por sus compañeros) al gabinete de la ministra Báñez estaba llamada a apaciguar los ánimos. Nada más lejos de la realidad. El distanciamiento entre la que fue su fiel escudera, la actual viceportavoz, Berta Centeno, con el resto de concejales del grupo, ha ido más desde la designación, a finales del pasado año, de Pilar Miranda como portavoz.

Frente al apoyo que el aparato del partido en Huelva ha mostrado a Centeno, el resto de los ediles ha visto "muchos gestos" que interpretan como una "falta de respeto" o "ninguneo" hacia un grupo de personas que prácticamente llevan "veinte años trabajando por la ciudad". El distanciamiento se labró "desde el primer día" y la falta de definición de la dirección provincial ha provocado que vaya a más.

Así, tras negar la mayor desde que la crisis estalló en el grupo municipal popular, su presidente, y también máximo responsable del partido en la provincia, Manuel Andrés González, no reconoció hasta el mes pasado por vez primera de forma pública que "hay discrepancias" en el seno del grupo. Y mira que se le ha preguntado al respecto de forma reiterada.

González, extrañamente ávido de hablar sobre el asunto, aseguró haber mantenido "un encuentro" con Miranda, "para valorar el funcionamiento" del equipo en el Ayuntamiento. Esta supuesta reunión -sobre la que la portavoz no ha querido pronunciarse- llegó después de que ésta reprochase a González en numerosas ocasiones que no se reuniese con los ediles pese a las reiteradas peticiones que había recibido en ese sentido.

Según comentó el presidente de los populares, lo que abordó con Miranda fue la participación de los concejales del grupo: "Se ha intentado que todos tengan participación y así ha sido acogido por la portavoz y por el resto". Curioso resultó que González se refiriese a la buena acogida de esta directriz en cuanto a la participación "por el resto". Porque no todos los con concejales tenían constancia de los asuntos abordados e incluso había dudas sobre si el encuentro entre la portavoz y el presidente llegó a llevarse a cabo.

En el último Pleno municipal sí que se evidenció algún cambio en el reparto de las tareas. De hecho, la viceportavoz, Berta Centeno, defendió varias mociones tras meses de silencio. Sin embargo, en las filas del grupo sigue intacto el descontento y algunos ediles reclaman que González se reúna con todo el equipo. También han aflorado incertidumbres respecto al posicionamiento de Miranda tras su encuentro con el presidente provincial, ya que algunos ediles le reclamarían a esta un golpe en la mesa.

Complejo de entender resulta que, ya pasado el ecuador de octubre, no haya novedad alguna sobre la designación del cabeza de lista a las municipales de 2019, toda vez que González dijo en junio que en septiembre habría novedades. Así, el presidente provincial aseguró entonces que "buscamos a la mejor persona para liderar el proyecto en la capital y estamos en ello". También afirmó que "estamos hablando con mucha gente y haremos una lista más atractiva para que la ciudad de Huelva recupere su ilusión".

Precisamente Moreno Bonilla no escatimó ayer críticas al calendario impuesto por Génova con respecto a la elección de alcaldables: "Esto no tiene sentido". Según aseguró, es partidario de cerrar cuanto antes los candidatos a las capitales. "Lo reconozco. No me parece sensato ni razonable que tengamos melones abiertos en las ocho capitales de provincia", manifestó.

La decisión sobre las capitales se comparte, según dejó claro, con la dirección nacional, que "tiene capitales complejas por cerrar como Madrid y Valencia". Sin embargo, quiso dejar clara su postura. "Esto no debe retrasarse más allá de enero. Desgraciadamente mi posición choca con la de la dirección nacional. Todo lo de Cataluña nos ha perjudicado. Se había hecho un plan de acción municipal muy bueno, donde Javier estaba trabajando muchísimo, pero todo esto de Cataluña nos está perjudicando mucho", aseguró.

Y abordó el asunto en el contexto andaluz, donde dejó algunas perlas y hasta una referencia a su fracaso electoral. Vamos, que se vino arriba: "Mi sensación es que esto se retrasa y no tiene ningún sentido. No lo digo por Sevilla solamente. En Huelva tenemos un grupo machacado, pienso también en Granada, donde tenemos posibilidades reales de volver a gobernar, una ciudad conservadora donde tenemos el melón abierto. Pienso en la propia Málaga, donde hay una circunstancia ahí, que qué hacemos o no hacemos... que al final nos puede llevar a que nos metamos una hostia. Al final, coño, cuanto antes tengamos a la gente trabajando con certidumbre, mucho mejor".

En un ejercicio de complicidad, Moreno Bonilla aseguró que "en las designaciones que tengamos responsabilidad compartida, opinaremos. Esperemos a que se atienda el sentido común. Es verdad que si nosotros nos negamos a algo, es difícil que la dirección nacional nos obligue a lo contrario. Buscaremos la mejor opción. Yo puedo tener un amigo íntimo o un primo hermano, pero si no saca los resultados, no nos vale".

Se buscarán, según dejó claro, a los mejores candidatos posibles, y eso se hará "con fórmulas tradicionales, como las encuestas nuestras y las que haga la dirección nacional, y también habrá opiniones políticas, porque a lo mejor un buen candidato te puede desunir un grupo". "Queremos cerrarlo lo antes posible, a principios de 2018, pero no depende de nosotros. Y lo haremos de forma inteligente, ecuánime y pensando en el interés general", afirmó el líder popular en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios