Moncloa saca pecho por el "desconcierto" soberanista

  • La oposición atiza al "cobarde" Puigdemont por el "esperpento" de habilitar la Cámara y "no atreverse" a activar la desconexión

El rey Felipe, Puigdemont y Sáenz de Santamaría en un acto en un despacho de abogados de Barcelona en febrero. El rey Felipe, Puigdemont y Sáenz de Santamaría en un acto en un despacho de abogados de Barcelona en febrero.

El rey Felipe, Puigdemont y Sáenz de Santamaría en un acto en un despacho de abogados de Barcelona en febrero. / Quique García / efe

El Gobierno consideró un paso atrás de los secesionistas, y un triunfo propio, el retraso de la proposición de ley del referéndum al quedar excluida ayer del orden del día de la primera reunión de la Mesa de la Cámara catalana. La Moncloa saca pecho por lo que califica como la prueba del "absoluto desconcierto" que se vive en el seno de los independentistas.

Fuentes del Ejecutivo se expresaron en estos términos después de que la Mesa del Parlament no incluyeran la tramitación de la norma con la que los soberanistas prevén amparar la consulta el 1 de octubre. Según el Gobierno, esa situación está causada por la pérdida de apoyos populares, la radicalización, la "purga de cualquier voz moderada" y el intento de "escapar de sus responsabilidades" por parte de los máximos dirigentes independentistas.

Forcadell actúa como presidenta de la ANC y como una diputada más de JxSí"

El dirigente del PP Pablo Casado advirtió que el Gobierno tiene muchos "resortes" para responder con "firmeza" y "proporcionalidad" a las ilegalidades del secesionismo catalán, unos "trileros", dijo, que esconden su hoja de ruta y que esperan "una respuesta pasada de vueltas" para presentarse como "víctimas".

La oposición en la Cámara catalana recriminó a los secesionistas que habilitasen el Parlament la segunda quincena de agosto para agilizar las leyes de desconexión, algo que ayer no ha sucedido: "episodio esperpéntico", "comedia de disparates", "no se atreven" o "cobardía" del president de la Generalitat, Carles Puigdemont, son algunos de los calificativos críticos que vertieron Ciudadanos, PSC o PPC.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, avanzó además que su partido ya tiene preparada la solicitud de dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias en cuanto se inicie la tramitación de la ley de referéndum, si al final los independentistas optan por esta vía, al considerar que "liquida" el Estatut y la Constitución.

El portavoz de Ciudadanos, Fernando de Páramo, acusó a Forcadell de "actuar como presidenta de la Asamblea Nacional Catalana" y de ser "una diputada más de JxSí", mientras que el líder del PPC, Xavier García Albiol, afirmó que "cuando un grupo registra una proposición, se hace para que se tramite", y Forcadell debería haber actuado con "seriedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios