Miles de onubenses reclaman diálogo al Gobierno contra la reforma laboral

  • Los sindicatos UGT y CCOO encabezan la protesta, antesala de la huelga general del 29M · Piden al Ejecutivo de Mariano Rajoy que "tome nota" porque "la rebeldía está tomando las calles".

Comentarios 25

La reforma laboral del Ejecutivo levanta ampollas. En la jornada de ayer, miles de onubenses se echaron a la calle -convocados por las organizaciones sindicales CCOO y UGT- para mostrar su rechazo a la polémica modificación del Estatuto de los Trabajadores propuesta por el Gobierno de Rajoy. La protesta, según los sindicatos, estuvo respaldada por 10.000 participantes, mientras que la Policía Nacional calculó que no superaron los 1.500.

Desde la explanada del antiguo estadio Colombino partió la marcha, que puso rumbo hacia la Plaza de Las Monjas enarbolando banderas y capitaneada por una pancarta en la que podía leerse "No a la reforma laboral. Defiende tus derechos". A la multitudinaria protesta se sumaron representantes políticos del PSOE -con Mario Jiménez a la cabeza- e Izquierda Unida -con Diego Valderas al frente-.

El secretario general de CCOO en Huelva, Emilio Fernández, se mostró satisfecho con el nivel de participación con que contó la manifestación matutina y aseguró que "el Gobierno tiene una actitud o soberbia o miope y se niega a hablar con los sindicatos". El leit motiv de la movilización no es otro que tratar de conseguir que "se abra un proceso de diálogo serio y real con los sindicatos", señaló Fernández, que agregó que "queremos que el Gobierno tome nota de que una vez por todas la gente está movilizada, cabreada, de que la rebeldía está tomando las calles". El propósito de las centrales sindicales  es que se inicie "un proceso de rectificación porque no podemos ser sometidos".

El líder provincial de CCOO dejó claro que "la política no la pueden hacer ni el Fondo Monetario Internacional ni Angela Merkel ni Sarkozy, que la política la hacen nuestros políticos y tienen que escuchar al pueblo en la calle y atender las demandas de los sindicatos y la clase trabajadora".

Su homólogo en UGT, Jorge Puente, manifestó por su parte que la protesta de ayer es una clara muestra de que "estamos dispuestos a seguir peleando para transformar esta ley del despido en una auténtica ley por el empleo, la cohesión social y el desarrollo sostenible".

En relación a la huelga general convocada el próximo día 29, Puente confió en el respaldo de los trabajadores y declaró que está sustentada por una "realidad indiscutible: estamos ante una agresión que se apoya en una gran mentira". Esta afirmación la basó en el hecho de que "no es verdad que tengamos una crisis económica importante, lo que hay es una acumulación del dinero, que existe en el Banco Central Europeo", entidad que recientemente ha entregado 500.000 millones de euros a la banca. Por tanto, afirmó, "no es un problema de recesión, sino que se están quedando con todo el dinero de los trabajadores y estamos ante una gran mentira y vamos a ser capaces de transformarla en la realidad sociolaboral que este país necesita".

La masa llegó a la Plaza de Las Monjas a las 13:15, una hora después de emprender la marcha. Antes de los discursos, un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del atentado de Madrid en aquel fatídico 11M de 2004.

Desde el templete, Emilio Fernández tomó la palabra para subrayar que la reforma laboral es "inútil, injusta e ineficaz, una auténtica brutalidad, la piedra angular de una involución social sin precedentes en este país", para terminar citando al poeta Rafael Alberti: "A galopar, a galopar hasta enterrarlos en el mar".

Puente tuvo una mención especial para los trabajadores municipales despedidos en Valverde del Camino y dio un repaso a la actualidad de las medidas de recorte adoptadas por el Gobierno central, destacando que el Ejecutivo "no quiere contrastar la opinión de los trabajadores y nos está sometiendo a la estafa general mayor de este país".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios