La Mesa de la Ría pide a la Inspección que cesen los trabajos en los fosfoyesos

  • Amenaza con trasladar a la Fiscalía el informe de Greenpeace sobre las balsas

La Mesa de la Ría ha solicitado a la Inspección de Trabajo de Huelva que paralice la actividad laboral que se desarrolla en las balsas de fosfoyesos "hasta que se tomen las medidas destinadas a la prevención de riesgos laborales, en aplicación de la normativa vigente en defensa de la salud de los trabajadores". La Asociación alega que ya en septiembre de 2004 hizo entrega en la Delegación Provincial de Trabajo de un escrito señalando que podía existir un "riesgo radiológico" para las personas que realicen actividades sobre las balsas y considera que el informe encargado por Greenpeace y presentado recientemente corrobora dichos riesgos, de ahí que vuelva a solicitar la paralización de los trabajos.

Así lo expusieron ayer los miembros de la Mesa de la Ría, que también elaborará un registro con las personas fallecidas y personas afectadas por enfermedades relacionadas con el medio ambiente, todo ello "con el objetivo de llevar a cabo acciones civiles y penales contra las industrias químicas causantes de estos problemas", explicó el secretario de la Asociación, Juan Manuel Buendía.

La Mesa llevará a cabo estas actuaciones tras recibir la documentación solicitada al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sobre los informes elaborados acerca de las balsas de fosfoyesos y la presencia de cesio-137 en las marismas de Mendaña. Estos documentos fueron solicitados después de que Greenpeace denunciase la existencia de vertidos radiactivos al río Tinto y llegaban a los miembros de la Mesa el pasado lunes. Sin embargo, la documentación remitida no es del agrado de la Mesa, que anunciaba ayer que llevará a cabo acciones judiciales si el Consejo de Seguridad Nuclear no emite antes de fin de año un informe sobre los vertidos de fosfoyesos y el plan de vigilancia del Centro de Recuperación de Inertes (CRI-9) de Huelva, que respondería a las últimas muestras tomadas por el CSN.

La Asociación reclama que se le remita el informe del CSN sobre los supuestos vertidos radiactivos al río Tinto, no quedando satisfecha con la respuesta dada hace unos días por el Consejo sobre la inexistencia de cesio-137 fuera de los límites del CRI-9. Se reclama el informe completo antes de final de año y, en caso contrario, se trasladará al Ministerio Público el informe realizado por el laboratorio francés Criirad, solicitado por Greenpeace, que "confirma la gravedad del problema radioactivo generado por la empresa Fertiberia en las Marismas de Huelva, a causa de sus vertidos de fosfoyesos radioactivos" según el presidente de la Mesa José Pablo Vázquez.

Vázquez también criticó la documentación llegada porque los documentos "presentan tachaduras de frases completas y del propio técnico firmante de los informes", por lo que se preguntó "qué oculta el CSN, por qué tacha un documento oficial y a quién protege".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios