Media vida junto al volante

  • Profesor de autoescuela

Vida junto al volante, no es el título de una película, sino la historia de la vida de un onubense, Antonio Brioso Brito. Un hombre que lleva más de cuarenta años enseñando a conducir a los onubenses. Generaciones enteras han aprendido los gajes del oficio de circular, gracias a la maestría y profesionalidad de quién afirma que "éste es un oficio vocacional".

A lo largo de este periplo han sido muchas las anécdotas que ha vivido "desde imprudentes hasta graciosa, porque hay gente para todo".

A los 16 años, (tiene 58), comenzó en este gremio en la desparecida autoescuela Casto, y desde entonces ha sido un no parar hasta que montó un centro en propiedad. En la actualidad tiene dos.

Durante más de nueve horas al día toma el asiento del copiloto de su vehículo y empieza a compartir el automóvil con los alumnos. Y no se cansa, todo lo contrario admite que es su vida.

Pero aunque le guste su trabajo, todos los días tiene que sufrir lo que ha denominado 'anarquía de circulación', "la prisa de la gente, el trabajar en un medio tan hostil como éste y la falta de aparcamientos", son según ha comentado, las principales barrera que tiene que saltar a diario.

Sin embargo está dispuesto a seguir al pie de cañón muchos años más. Ésta es su vida y quiere compartirla con los demás.

Se muestra discreto y no quiere entrar en el juego de si los hombres conducen mejor que las mujeres. A cada uno le da su sitio: facilidad y mejor adaptación al medio (varones), frente al respeto y la prudencia de la mujer. Una teoría que justifica diciendo, sin generalizar que "los chavales disfrutan más con la conducción, y se sacan el carné, con menos edad".

Para Antonio Brioso la juventud es un punto importante en el aprendizaje de la conducción "la edad ideal está entre los 18 y los 25 años a partir de ahí son dificultades".

Pese a su entrega por la profesión la vida de Brioso da para mucho más, amante del fútbol y apasionado por la lectura. 'La Rusa' y 'Huelva terminó' son los dos últimos libros que ha leído.

Pero su mayor hobby es la vespa, su vespa. Un ciclomotor que lleva con él desde hace cuarenta año y que le sigue llevando de aquí para allá. Una afición que quiere compartir con todos aquellos que tenga el mismo gusto. Para ello se ha unido a un grupo compañeros de batalla fundado el 'Club Vespas Antiguas'. Un colectivo creado para hermanar a todas las personas que tengan este tipo de moto y quieran disfrutar con ella".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios