Mazagón, atalaya del Atlántico

  • Esta playa de turismo familiar es una de las opciones preferidas en la provincia para los amantes del mar

El litoral oriental de Huelva esconde hermosas playas, unas más populares y otras menos conocidas, pero guardando todas en esencia su vinculación con el entorno natural de Doñana. En esta ocasión iniciamos nuestro recorrido en Mazagón, un núcleo costero perteneciente a los municipios de Moguer y Palos de la Frontera, que lo rigen mediante una mancomunidad.

Si bien desde antiguo existía una colonia de pescadores y marineros en estos parajes, fueron vecinos de las localidades condales de Bonares, Rociana del Condado y Lucena del Puerto quienes desde finales del siglo XIX acudían a estas playas puntualmente cada verano, una vez acabadas las labores agrícolas, instalando sus ranchos bajo el acantilado que hoy día alberga la transitada avenida de los Conquistadores y la del pintor Miguel Ballesta, conocidas las viviendas de esta última vía como Casas de Bonares, al establecerse en la zona vecinos de este municipio.

Una de sus señas de identidad es el puerto deportivo, con un buen número de atraques

Rodeada por el Parque Natural de Doñana y con más de 9 kilómetros de longitud, Mazagón es considerada como playa familiar, con un turismo menos agresivo que otras localidades costeras andaluzas y más asociada a ser segunda residencia de vecinos del entorno de Huelva, Sevilla o Badajoz, entre otros lugares.

En cualquier caso, la playa de Mazagón se erige en una de las más bellas, limpias y concurridas de la provincia, con unos servicios que cada año aumentan, si bien no dispone aún de bandera azul que acredite sus bondades, que las tiene sobradamente.

El viajero puede acudir a algunas de las paradas urbanas más populares, como las Dunas, Chicago, el Remo, el Alcor, el antiguo Club Náutico o las Casas de Bonares, algunas de las cuales cuentan con chiringuitos, restaurantes y hoteles cercanos. O, si lo prefiere, puede decantarse por otras zonas menos masificadas, como es el caso de las paradas de Ciparsa o el Vigía, entre el puerto deportivo y el puerto exterior de Huelva.

Precisamente el puerto deportivo de Mazagón es uno de los reclamos y grandes atractivos de esta playa, al albergar un considerable número de embarcaciones de recreo y disponer de unos completos servicios que le han valido desde 1996 la posesión de la bandera azul. Empresas de alquiler de embarcaciones y de productos náuticos y pesqueros se asientan aquí, junto a una cafetería con terraza en el paseo. En sus inmediaciones se pueden practicar deportes como la vela o la pesca deportiva, bajo la atenta mirada del espigón de Huelva.

Por otro lado, en la zona céntrica de Mazagón, arriba de los acantilados, se encuentran numerosos restaurantes, heladerías, hoteles y supermercados, además de otras zonas de ocio y recreo, como el parque público o el conocido faro de la localidad, construido en 1861 sobre la punta del Picacho. Igualmente, la sede de la mancomunidad y la biblioteca son puntos culturales de este núcleo costero.

Así, con la calidad de su playa y entorno, hoy en día Mazagón es un referente como destino privilegiado de mar y naturaleza.

La playa de Ciparsa, en Mazagón, vista desde el puerto deportivo.

El puerto deportivo es un aliciente para los amantes del mar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios