Lleno en el Muelle de las Carabelas

  • Cientos de personas, fundamentalmente público infantil, visitan el espacio temático

  • La programación festiva incluye talleres, música y un concurso pictórico

Largas colas ayer para entrar en el Muelle de las Carabelas, en el paraje de La Rábida, con la jornada de puertas abiertas que se celebró con motivo de la festividad del 12 de octubre, día en que la expedición de Cristóbal Colón llegó a la isla Guanahani, hace ya 525 años. En el marco de este aniversario, la Diputación Provincial de Huelva organizó un variada y atractiva programación, que incluyó talleres infantiles, actuaciones musicales, exhibiciones de baile, representaciones teatrales, cuentacuentos y una nueva edición del clásico concurso de dibujo, dirigido a pequeños de entre cinco y catorce años de edad.

Cientos de personas visitaron a lo largo del día el espacio temático, protagonizado por las réplicas de las naves descubridoras: la nao Santa María y las carabelas La Pinta y La Niña. Predominó en esta soleada jornada otoñal el público familiar con una gran presencia de niños. De hecho, la mayoría de las actividades estaban dirigidas a ellos.

María Clauss expone los trabajos del taller fotográfico infantil impartido en verano La agenda de actos se inicia con las Jornadas de Productores y Artesanos de Huelva

En la entrada del Muelle de las Carabelas estaban expuestos parte de los trabajos del Taller de Fotografía Infantil Encuentro entre Dos Mundos, que la fotógrafa onubense María Clauss impartió este verano. Colgada del techo se podía apreciar una colección de fotografías de gran formato realizadas por Clauss en el transcurso de las jornadas formativas.

En el interior de las instalaciones, en el pasillo del salón de actos, se encontraba la otra parte de la exposición, formada por una selección de imágenes efectuadas por los alumnos del taller fotográfico, bellas composiciones que giran en torno a la historia del Descubrimiento de América. En el salón de actos, Platalea llevó a escena La loca historia de Colón para ambientar a los asistentes.

Conforme los niños iban entrando se les fue entregando a aquellos que quisieron participar en el concurso de dibujo, un soporte de madera, una lámina de papel formato A3, un estuche y lápices de colores. Con estos materiales debían realizar sus trabajos pictóricos con la temática La Rábida y el Descubrimiento de América.

En este certamen infantil al aire libre, los niños se distribuyeron a lo largo del espacio temático para realizar sus composiciones pictóricas. Muchos tomaron a las carabelas de modelo mientras que otros dejaron volar su imaginación y plasmaron sobre el papel su particular interpretación de la gesta descubridora.

También participaron los pequeños en los distintos talleres instalados en torno a las réplicas de las naves. Entre ellos, el Juego del Encuentro, conmemorativo del 525 aniversario del Encuentro entre Dos Mundos. Los niños confeccionaron los elementos del juego: el tablero, las fichas (representan barcos) y la cajita para guardarlas. Los chavales siguieron las indicaciones del monitor, Alfonso Trinidad, y primero hicieron el tablero, pegando la lámina del juego en una madera, y posteriormente las fichas, con arcilla, y la caja de las fichas, con cartulina.

En el taller del luthier, de La Cavaera, los pequeños pudieron construir un carrizo con cañas y una gomilla y aprender cómo se fabrica una guitarra y las partes que la componen. El monitor, el guitarrista Antonio Dovao, destacó el interés que mostraron los niños en todo momento, "pero como en el sistema educativo hay poca plástica y arte, no tienen habilidades y les cuesta la misma vida poner una gomilla".

Muchos chavales se pararon para hacer el puzzle de las carabelas y otros no dejaron pasar la oportunidad de hacerse una foto al más puro estilo Colón, poniendo su cara en el hueco del recortable del almirante.

Aparte, les enseñaron a hacer nudos marineros en el taller de cabuyería, concretamente el corredizo, lasca y medio nudo, con los que elaboraron su pequeño cuadrito, y realizaron abanicos del 525 aniversario, en el taller dedicado a ello, así como originales cartelitos con sus nombres para colgarlos en sus habitaciones. La monitora Lourdes Herrera les dio las pautas para hacerlos con tablillas de madera, papel de pergamino y serrín con purpurina dorada y plateada.

No faltó en esta jornada de puertas abiertas un mercadillo solidario de Comercio Justo Intermon Oxfam. También la gastronomía tuvo su espacio con la celebración de las VI Jornadas de Productores y Artesanos de la Gastronomía de Huelva, con las que empezó la programación especial del 12 de octubre. Los asistentes pudieron adquirir y probar los distintos productos expuestos, entre ellos dulces, quesos, vinos, licores y miel. Participaron La Colmena de Paco y Confitería Milagros, de Huelva; Miel y Limón y Bodegas Oliveros, de Bollullos Par del Condado; Quesos Doñana, de Bonares; la confitería y pastelería Gibia de León, de Gibraleón; Bodega Diezmo Nuevo, de Moguer; Destilerías Martes Santo, de Higuera de la Sierra; Zampabollos S.L, de Almonte; Las tres calero, de Escacena del Campo; El monumento, de Castaño del Robledo, y los productos Villa Andévalo, de San Bartolomé de la Torre.

En el escenario instalado en un lateral hubo actuaciones musicales y una exhibición de baile a cargo de las alumnas de la Academia de Isabel Augusto. Además, los asistentes pudieron disfrutar de una batucada en el Muelle de las Carabelas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios