La Junta cifra en 1.800 personas la población que habita los campamentos

  • El Gobierno andaluz trabaja en la elaboración del IV Plan de la Inmigración

Alrededor de 1.800 migrantes conviven en los asentamientos de chabolas de la provincia onubense, según los datos que maneja la Junta de Andalucía. Así lo indicó ayer el director general de coordinación de Políticas Migratorias, Luis Vargas, que redujo la cifra que dan otras organizaciones.

Vargas detalló que algunos de ellos viven en los asentamientos de forma permanente pero no en un volumen tan elevado como en ocasiones se dice, aunque en ciertas épocas a estos hay que añadir los que llegan al hilo de las campañas agrarias.

El director de Políticas Migratorias explicó que la Junta trabaja en identificar a estas personas para determinar los que viven de manera estable y los que no, así como para abordar su situación legal y en la elaboración del borrador de lo que será el IV Plan de la Inmigración.

Según el informe presentado por la Mesa por la Integración (que aglutina a ocho ONG), en febrero, en la provincia onubense se contabilizan cerca de 2.500 los migrantes que sobreviven en condiciones infrahumanas en los asentamientos chabolistas.

El estudio constata que las ONG han pasado de atender a personas temporeras en las labores agrícolas, a otras en exclusión social y con un diagnóstico de intervención mucho más exigente que la mera búsqueda de empleo o vivienda.

La Mesa señala que la situación de los campamentos se ha convertido en endémica con migrantes y familias enteras que no encuentran las condiciones necesarias de acogida ni de establecimiento para poder trabajar.

El informe apunta que inicialmente los asentamientos estaban vinculados directamente a la estacionalidad de la campaña agrícola y desaparecían con el final de la misma, pero con el tiempo se han convertido en un espacio de vida permanente, o semipermanente. La mayoría de las personas que viven en los campamentos son hombres, pero al mismo tiempo que éstos se han ido perpetuando, ha comenzado a darse la presencia de mujeres, bien sean acompañadas por sus parejas, por sus familias o solas.

La Mesa estima que el 70% de los residentes tienen su situación administrativa regularizada en España, mientras que el 30% se encuentra en una situación administrativa irregular. Sin embargo, muchos de ellos cumplen todos los requisitos, excepto el contrato de un año, para acceder a la autorización de residencia.

Del 7% de personas con la documentación regularizada, tan sólo el 10% consigue tener un empleo durante 7-12 meses al año. Alrededor del 48% logra un empleo de entre 4-6 meses en distintas corporaciones locales, que pueden ayudar a solucionar los problemas habitacionales, siempre teniendo en cuenta la situación actual del mercado de la vivienda y los derechos de todos los ciudadanos de acceso a ellas (para evitar agravios comparativos) porque "la solución no pasa por desmantelar los asentamientos, ya que hay connotaciones civiles y penales que lo impiden".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios