Medio ambiente

La Junta va a colocar una cancela para restringir el acceso a las Marismas de Mendaña

  • La consejera Fuensanta Coves ha apuntado que la decisión ha sido tomada tras no obtener respuesta del Ministerio de Medio Ambiente a las dos solicitud presentadas por la Junta pidiendo una autorización para restringir el paso

Comentarios 4

La consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, anunció hoy que la Junta de Andalucía va a colocar, entre hoy y mañana, una cancela para restringir el acceso a las Marismas de Mendaña, lugar donde se encuentra el Centro de Recuperación de Inertes (CRI-9) que confina materiales contaminados por cesio-137 procedentes del accidente de Acerinox de 1998, tras no obtener respuesta del Ministerio de Medio Ambiente (MMA), al que le han solicitado, hasta en dos ocasiones, la autorización pertinente.

En declaraciones a los periodistas, realizadas en Sevilla tras la presentación del primer inventario de riberas sobresalientes de Andalucía, la titular del ramo indicó que hace unos días se produjo una segunda resolución por parte del Ministerio de Industrias, que otorgaba a la Junta de Andalucía un plazo de tres meses para hacer propuestas sobre cómo llevar a cabo la supervisión radiológica.

Asimismo, Coves manifestó que, "incluso antes de que se produjese esa resolución, el 4 de febrero la Junta solicitó a la Dirección General de Costas del Ministerio de Medido Ambiente la autorización para controlar el acceso a ese área". Si bien, como no obtuvo respuesta, el pasado 7 de febrero volvió a reiterar la solicitud, "que tampoco ha sido contestada hasta la fecha".

Preguntada por su opinión acerca de que la Fiscalía de Huelva haya decidido, a petición de los ecologistas, abrir diligencias para investigar los vertidos de fosfoyesos de la industria de fertilizantes Fertiberia así como las "fugas" de cesio-137, Coves dijo que le parece "bien" que se investigue, si bien precisó que la Junta de Andalucía ha tenido un "papel secundario" en esta cuestión. "Hemos ido cumpliendo cada una de las medidas que nos iba encargando el Consejo de Seguridad Nuclear", concluyó la consejera.

Greenpeace asegura que el vallado "no es la solución al problema"

El responsable de la campaña de Energía Nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, valoró hoy la decisión de la Junta, pero aseveró que "no es la solución al problema". 

El representante ecologista subrayó que "la única solución adecuada, posible y real" para estos residuos procedentes del accidente de Acerinox sería su consideración como elementos radiactivos y su posterior traslado al cementerio nuclear de El Cabril (Córdoba). 

No obstante, Bravo opinó que este vallado "debería de haberse puesto hace ya un montón de tiempo", concretamente, según dijo, "desde que tuvo lugar el traslado de los residuos desde la Bahía de Algeciras". 

Por otro lado, informó de que la organización ecologista ya ha remitido un escrito a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en el que le solicita información sobre la supuesta existencia de fugas del isótopo radiactivo cesio-137 al río Tinto procedentes de estas mas de 7.000 toneladas de material contaminado radiactivamente. 

En este sentido, Carlos Bravo aseveró que si la Administración autonómica "no contesta a este escrito y envía la información correspondiente", la organización ecologista "optará por la vía penal y la contencioso-administrativa", pues "todo este asunto suena a tomadura de pelo, cuando está claro que se han estado produciendo negligencias durante años". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios