El Juan Ramón ordena que no haya dos camas en habitaciones simples

  • El sindicato CSI-Csif denunciaba esta práctica porque considera que no garantiza las condiciones de trabajo de los enfermeros, tal y como sucedió este viernes

La dirección del hospital Juan Ramón Jiménez ordenó ayer que concluyera el cruce de camas que se ha mantenido, en buena medida, desde que comenzara el invierno. Con cruce de camas se entiende que las habitaciones individuales pasan a tener dos camas, con lo que se quiere dar respuesta a la necesidad que supone el elevado número de ingresos que en diferentes momentos del año debe afrontar el hospital onubense.

Desde el sindicato CSI-Csif se denuncia esta práctica desde hace tres años ya que, según su criterio, no mantiene las características apropiadas para que los profesionales sanitarios, especialmente enfermeros, puedan llevar a cabo sus labores asistenciales. Aparte, desde este sindicato se añade que el cruce, que supone un incremento de pacientes por planta, no está acompañado por un aumento de personal.

La orden de dirección coincide con la conclusión de ese período de alta frecuentación que se pone en marcha en época invernal, si bien no tiene fechas predeterminadas. CSI-Csif denunciaba, además, que la decisión de la dirección ha coincidido con un momento vivido ayer en el ala 1.400, en el que una paciente tuvo dificultades para ser atendida adecuadamente, por las limitaciones que el uso de una habitación individual con dos personas conlleva, como el hecho de que haya una única toma de oxígeno. Afortunadamente, todo se solucionó sin problema alguno, pero llevó a la dirección a agilizar una tendencia que ya se estaba evidenciando en estas últimas jornadas.

El cruce de camas es una de las medidas que se toman habitualmente con la puesta en marcha del Plan de Alta Frecuentación. En invierno, sobre todo los días en los que las temperaturas son más bajas, se produce un incremento de la demanda asistencial, de forma que aumenta la frecuentación en los servicios de urgencias, tanto de atención primaria como en los de atención especializada. Se trata especialmente de pacientes mayores, aquejados por diferentes patologías crónicas.

Las enfermedades más prevalentes son en estas situaciones: cardiopatía isquémica, insuficiencia cardíaca, reagudizaciones de pacientes con neumopatías crónicas, descompensaciones de pacientes pluripatológicos por procesos infecciosos de vías respiratorias altas y bajas, así como descompensaciones de pacientes con enfermedades cardiopulmonares crónicas, que en un buen porcentaje deriva en ingresos hospitalarios.

En todo caso, desde la dirección del Juan Ramón Jiménez se señala que la evolución de la ocupación de las camas, en lo que llevamos de año, se sitúa dentro de los parámetros normales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios