Huelva es una de las provincias andaluzas que presenta mayor absentismo laboral

  • La supervisión de las bajas por enfermedad común dispara el interés de las empresas por la labor de las mutuas

Comentarios 2

La lucha contra el absentismo laboral es una de las facetas en las que las empresas están haciendo más hincapié a la hora de la negociación que éstas mantienen con las mutuas. Desde este colectivo se indica que el absentismo se está convirtiendo en los últimos 5 o 6 años en el tema capital de esa negociación.

La estadística en la provincia de Huelva indica que actualmente, tal y como ha ocurrido también a nivel nacional, se ha producido una concentración del sector. De hecho, el pasado mes de enero siete mutuas se reunieron en una nueva fórmula: Corporación Mutua, que se ha convertido en la primera red asistencial de la provincia, con el 25% de la cuota de mercado.

El sector consultado señala que además las empresas piden dureza en el asunto del absentismo, ya que dan por hecho que otros aspectos más tradicionales de su actividad, como es el caso de los accidentes laborales, son bien cubiertos y atendidos por estas entidades, aunque la prevención continúa siendo una asignatura pendiente de la mayor parte de las empresas.

Según datos de la Encuesta Coyuntural Laboral, Andalucía no figura como la comunidad autónoma donde más absentismo se produzca, ya que arroja cifras muy por debajo de otras comunidades como Asturias o Galicia. Sin embargo, dentro de Andalucía se señala a Huelva y a Cádiz como las provincias en las que tiene más incidencia este fenómeno. Sea como fuere, las bajas médicas por enfermedad común en Andalucía se sitúan dos puntos por encima de la media nacional, ya que en nuestra comunidad es de 11 días.

Por su parte, los datos facilitados por Amat (Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo) plasman que en los últimos cuatro años ha habido un crecimiento tanto de las contingencias profesionales (accidentes y enfermedades laborales) como de las comunes (enfermedades comunes) en nuestra provincia. Sin embargo, ninguno de estos dos capítulos muestra incrementos espectaculares, aunque porcentualmente el aumento de contingencias es más elevado en el capítulo de las comunes.

El total de empresas onubenses señala que están acogido a la protección de las mutuas, el 90% de éstas. En lo que respecta a la supervisión de las contingencias comunes, el porcentaje ya está en el 60%.

El responsable de Cesma-Smap, Javier Menéndez, también hace referencia a esa concentración del sector que ha tenido lugar en los últimos años y que ha logrado "contar con más recursos y medios". La filosofía de la mutua, al menos para lo que la empresa cuenta con sus servicios, es que "el paciente se cure con el menos coste posible, lo que al mismo tiempo supone que el empresario consigue un ahorro de tiempo y de dinero".

La extensión de la cobertura de las mutuas es, como ya se ha visto, casi global a nivel de accidentes laborales. De todo esto quedan excluidas las administraciones que a través del Instituto de la Seguridad Social (INSS) o la Inspección Médica del SAS están siendo objeto de planes especiales para hacer descender el número de bajas.

En todo caso, las mutuas, como asociaciones empresariales sin ánimo de lucro constituidas con el principal objeto de colaborar en la gestión de la Seguridad Social, mantienen una colaboración que intentan que sea estrecha tanto con Inspección Médica como con el INSS con quienes tienen reuniones periódicas. Cabe también recordar que en el caso de las enfermedades comunes los médicos de las mutuas no tienen la capacidad de dar las bajas ni las altas, si bien pueden proponer al médico de la Sanidad pública que el trabajador en cuestión está ya disponible para reincorporarse al trabajo. Según se señala desde las mutuas, las relaciones con los facultativos son fluidas aunque no todos piensan lo mismo y algunos médicos del SAS no están muy de acuerdo con lo que a veces sienten como interferencias en su trabajo, aunque como en muchas otras cosas cada uno contará la feria en función de cómo le vaya.

Desde Ibermutuamur, su director en Huelva, Pedro Conde, comenta que las mutuas les pagan la prestación a los trabajadores que están de baja y se les supervisan las listas de espera y el diagnóstico. Conde explica que deben ser los organismos de las administraciones quienes den ejemplo en la lucha contra el absentismo, ya que algunos de ellos son los que presentan los niveles más altos.

Si nos atenemos a los datos y en lo que respecta a los accidentes labores, los sectores que más contingencias presentan son la construcción, seguido de montaje donde están incluidos los conductores de carretera.

Muy distinto es el panorama cuando hacemos referencia a las contingencias comunes o bajas médicas por enfermedad. Aquí nos encontramos con la hostelería y la educación, que son los sectores que presentan las bajas más prolongadas por enfermedad común. Más atrás está la industria y la construcción. La media de duración de bajas en Andalucía por este aspecto se encuentra en 11 días, según un estudio de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Esto sitúa a nuestra comunidad algo por encima de la media española que está en 9 días. Este estudio pretende vincular el hecho de las bajas con la calidad del empleo y esto quizá explique que las bajas sean más largas en hostelería que en la industria, porque este último sector se ha automatizado bastante, mientras que en los profesionales hosteleros persisten circunstancias que influyen sobre el estado de salud, sin que se pueda hablar de enfermedades profesionales.

11

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios