sanidad | el boom de la rehabilitación

Huelva necesita 400 fisioterapeutas para llegar a la ratio de la OMS

  • El SAS cuenta con 48 profesionales repartidos entre los hospitales y Atención Primaria

  • Los que se encuentran colegiados se acercan a los 300

Un profesional en plena sesión terapéutica. Un profesional en plena sesión terapéutica.

Un profesional en plena sesión terapéutica. / h. información

El Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía está lanzando un mensaje de alerta sobre la escasez de estos profesionales sanitarios. Entiende que los años de la crisis se han cebado de una manera especial en esta asistencia sanitaria.

Según datos del propio Colegio, en la provincia de Huelva hay 48 fisioterapeutas que trabajan para el Servicio Andaluz de Salud (SAS). La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece por su parte una relación idónea de un fisioterapeuta cada 1.200 habitantes. Teniendo únicamente en cuenta los que trabajan para la Sanidad pública, nos encontramos con que la provincia onubense dispone de cerca de 11.000 potenciales usuarios para cada fisioterapeuta. Considerando ese criterio de la OMS, la provincia onubense debería tener trabajando en el ámbito de la Sanidad pública unos 400 fisioterapeutas, cerca de 10 veces más que la cifra actual.

Desde el Colegio se añade que "lo que la población comprueba que la Sanidad pública no es capaz de darle, lo busca en otros ámbitos y de ahí la gran proliferación de consultas y clínicas de rehabilitación" que se prodigan en estos últimos años por la geografía urbana de Huelva y en el resto de las ciudades. Tal es así que el 80% de estos profesionales realiza actualmente su labor en el ámbito de lo privado. Un grupo reducido pero muy valioso es aquel que trabaja en las distintas asociaciones de pacientes. En la mayoría de los casos se trata de profesionales cuya actividad es sufragada por las cuotas de los socios o por programas aprobados por las distintas administraciones o entidades con programas sociales. En este campo hay que mencionar, por ejemplo, los casos de Ademo, la Asociación de Esclerosis Múltiple que asimismo cuenta con pacientes de ELA o la de Cáncer de Mama Santa Águeda que usan la rehabilitación para el tratamiento del linfedema. De alguna manera, estas asociaciones vienen a aliviar las carencias que los usuarios encuentran en el sistema público aunque a veces éste de modo indirecto, lo costea.

La fisioterapia vivió un auténtico boom al inicio del presente siglo. Fue cuando la población descubrió sus beneficios y por lo tanto, la demanda. Según los datos del SAS, durante el pasado año, se prestó atención a 157.684 personas en toda Andalucía a los que hay que sumar 20.468 que recibieron la prestación a través de visitas domiciliarias. A través de las unidades móviles de rehabilitación se atendieron a 5.415 personas. El censo de fisioterapeutas de la comunidad, es de 759. Atendiendo asimismo, a los datos del SAS, la provincia de Huelva cuenta con 23 fisioterapeutas en los dos hospitales de la capital. A éstos hay que sumar 9 en el Área de Gestión del Norte y 16 en los centros de salud del resto de la provincia.

El Colegio, por su parte, añadió que el número de colegiados en Huelva se acerca a los 300. Esa cifra supone un incremento nada desdeñable en la última década ya que hay que tener presente que en 2006, el número de estos profesionales sanitarios adscritos era de 127 y en 2013, de 207. En otras palabras, en algo más de una década el colectivo ha duplicado el número de efectivos.

No solo el Colegio de Fisioterapeutas apunta a la escasez de profesionales y de atención rehabilitadora que se ofrece desde la Sanidad pública. También se denuncia la implementación de sesiones grupales que no concuerdan con la intimidad que el usuario requiere. El Colegio no entiende la política del SAS respecto a este colectivo ya que "ante el déficit escandaloso que Andalucía presenta, desde Salud no se ofertaron plazas en las últimas oposiciones y hay muy pocas en la convocatoria de la próxima".

El argumento esgrimido es que lo que no cubre lo público, pasa a lo privado. Huelva presenta unas cifras de demora para atender a las consultas de rehabilitación mejores que en otros lugares. En la gran mayoría de los casos se respeta el plazo de 60 días para que el paciente reciba las sesiones previstas para cada patología o intervención sufridas. Para ello, se establecen unos baremos que suelen respetarse aunque prima el criterio último del profesional.

En el número de sesiones previstas se encuentra el gran conflicto de los servicios de Rehabilitación de la Sanidad pública. Muchos pacientes no tienen suficiente con las sesiones que les aplican los fisioterapeutas del SAS por lo que tienen que seguir recibiendo asistencia a través de las consultas privadas con el consiguiente conste que muchas personas no pueden asumir. Dentro de este ámbito puede situarse una variada gama de usuarios que tendrán que costearse, de su propio bolsillo, el mantenimiento de una benéfica actividad rehabilitadora que les saldrá entre 30 y 40 euros por sesión. El listado es amplio: pacientes operados, enfermos a los que les han implantado una prótesis, afectados por un ictus, personas con contracturas, con esguinces y un largo etcétera. Hay que insistir en el hecho de que sí se les presta atención rehabilitadora aunque no es permanente. En algunos casos, la atención ofrecida por el SAS es suficiente, en otros no y en estos últimos es donde surge la opción de las consultas privadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios