Huelva acapara el mayor consumo de energía per cápita de Andalucía

  • Un informe de la Asociación Profesional de Gestores Energéticos apunta a la cercanía de la materia prima, a los hábitos y a falta de modernización de las instalaciones como causas

Vista aérea del Polo Químico de Huelva, a lo largo de la avenida Francisco Montenegro. Vista aérea del Polo Químico de Huelva, a lo largo de la avenida Francisco Montenegro.

Vista aérea del Polo Químico de Huelva, a lo largo de la avenida Francisco Montenegro. / H.I.

Huelva es la provincia andaluza donde se registra un mayor consumo de energía per cápita, con 2,5 tep (tonelada equivalente de petróleo) por habitante. Es, además, la provincia que concentra mayor volumen de consumo de carbón (2,1 ktep) y de gas natural (537,6 ktep) de toda Andalucía, y la que menos aporte de energías renovables hace de todas las provincias al consumo de energía primaria para uso energético (12,2 tep), situándose sensiblemente por debajo de la media andaluza (18,6 tep). En términos absolutos, Huelva participa en el consumo total de energía final de toda Andalucía con un 10,8%.

Así lo pone de relieve las conclusiones iniciales del informe que, a través de varias mesas de trabajo, elabora la Asociación Profesional Andaluza de Gestores Energéticos (Apadge), sobre la situación de la eficiencia energética en la provincia onubense.

Respecto al consumo de energía por sectores, el informe detecta que la principal fuente del consumo total (1.310,4 ktep en 2015) fue la industria, con un 54,2% del total; seguida por el transporte (23,3%) y por el sector primario (7,1%).

Según explica el presidente de la asociación, José Ortega, tres son los factores que determinan estos resultados: la cercanía de la materia prima, los hábitos y por las instalaciones.

El responsable achaca la situación, en primer lugar, al abaratamiento de la consecución de estas materias primas fósiles, por cercanía; y, en segundo lugar, a la falta de inversiones destinadas a modernizar las instalaciones.

"Hay que cambiar las instalaciones pero los incentivos son los que son y las empresas todavía con el tema de la crisis no han invertido en modernizar esas instalaciones o en emplear más renovables", asegura. Esto se debe, bajo su punto de vista, al "desconocimiento".

Ortega señala que ha aparecido una nueva figura profesional, la del gestor energético, y la sociedad debe ser consciente de que "ya hay conocimiento sobre esta materia". Pero esta figura del gestor energético ha sido desconocida hasta que la reglamentó, según apunta, un decreto ley de 2014 en cuanto a construcción sostenible.

"El desconocimiento lleva a la desconfianza. Ha habido un intrusismo enorme de todos los agentes del sector de la construcción que decían que podían ser gestores energéticos. Esto ha llegado a los tejidos productivos y no se lo han creído. La gestión energética no es cambiar bombillas y contratos", manifiesta.

En este sentido, el informe analiza también las necesidades profesionales de la gestión energética que precisará Huelva hasta el fin de la década: "un total de 1.000 gestores energéticos hasta el año 2020", lo que supone un 13,51% del total de los que se necesitarán en la comunidad.

Precisamente, según explica Ortega, por este motivo nace la asociación, que tiene un convenio con la Universidad de Sevilla (US) y otro con la Universidad de Granada (UGR) para desarrollar posgrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios