1985

La Huelva Verde empieza a brotar

  • Grandes proyectos económicos tomaron forma Abre al fin el Hospital Infanta Elena.

De todos los sectores económicos que destacaron por su evolución durante el año 1985, el agrícola fue sin duda el más sobresaliente. La Huelva Verde de la que ya se llevaba hablando largo tiempo, impulsada y promovida por personalidades como José Luis García Palacios, por entonces presidente de la Cámara Agraria, iba tomando forma gracias a la perseverancia y la lucha de los representantes políticos y administrativos y de los propios agricultores. 

Para que Huelva se convirtiese en el vergel agrícola que pretendía ser, hacía falta agua, o mejor dicho, en una provincia con una pluviometría nada desdeñable, eran imprescindibles infraestructuras que posibilitaran el almacenamiento y la correcta distribución del líquido elemento. La buena noticia llegaba ya entrado el verano: en julio, el Consejo de Ministros aprobaba la puesta en regadío de la zona del Chanza, ampliando a 17.000 hectáreas la zona regable y declarando de Interés Nacional el proyecto, el más importante de toda Andalucía hasta la fecha.

Para entonces Huelva ya cultivaba su preciado oro rojo y se celebraban citas al calor de fresas y fresones. En mayo abrían sus puertas por primera vez las Jornadas del Fresón Costa de Huelva y en septiembre se inauguraba la XXII Feria Agrícola, Industrial y Ganadera. Además, en octubre, una jornada del Banco Exterior de España auguraba excelentes perspectivas para las exportaciones hortofrutícolas onubenses. Despegaba poco a poco el sector económico provincial más constante, incluso en tiempos de crisis. 

En política, el año comenzaba con la crisis de Alianza Popular. Fraga propuso que el partido pasara a manos de una gestora encabezada por Luis Marquínez, aunque finalmente tendría lugar un congreso con el que se superaba el bache y en el que vencería Antonio Fernández Jurado.

En enero se producía también otra de las noticias más señaladas del año: la muerte, por el disparo de un guardia portugués, del pescador ayamontino Juan Flores. El suceso impactó con fuerza en la vida fronteriza e incluso dicen que inspiró a Carlos Cano la letra de su célebre canción María, la portuguesa. 

No sería el único hecho traumático en la vida de los onubenses en 1985. En noviembre desaparecía la niña de nueve años María Del Carmen Carretero camino de su casa en Punta Umbría. Su cuerpo sin vida era hallado diez días más tarde  en el interior de una casa propiedad de sus padres. Un mes después era detenido Juan Carlos Clavijo, el guarda de noche del hotel de los Carretero, quien confesó su crimen. Fue ya en diciembre, mientras Huelva se preparaba para la Navidad y saludaba a las celebridades que, como Cantinflas, acudieron ese año al Festival de Cine.

El año 1985 no se libró de las protestas, protagonizadas, entre otros, por los estudiantes que reclamaban su participación en los estatutos universitarios, los mineros de Almagrera por el convenio,  o  los profesores de la enseñanza privada, EGB y educación de adultos, que exigían seguridad en sus empleos.

En marzo y abril, un hecho insólito sacudió la vida de la capital: una serie de explosiones, primero en una grúa de un colegio en obras de La Orden y más tarde, en la calle Puerto, desembocaron en la detención de tres hombres que, movidos por el chantaje económico, habían robado los explosivos y colocado los artefactos.

La inauguración del parque de bomberos más moderno de España y la inversión de 1.040 millones en obras de saneamiento y abastecimiento de aguas en la capital fueron las mejoras llegadas ese año, junto a la apertura, por fin, del Hospital Infanta Elena.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios