"Hace cuatro años intentó abusar de mí en la escalera"

Comentarios 3

Los hechos sucedieron hace cuatro años. Dolores se disponía a entrar en la casa de su madre (también en la Avenida de Las Flores, en el número 3), cruzó el portal y comenzó a subir las escaleras hasta el primero izquierda. De pronto, sintió que alguien la estaba siguiendo: "Tuve como ese sexto sentido que tenemos las mujeres porque, de pronto, no me sentía segura y nunca pensé que fuera un vecino, ya que me hubiera dicho algo o me hubiera saludado".

En ese instante, se giró y distinguió "el rostro desencajado de Santiago, esa cara de loco que tiene". Los dos se conocían de toda la vida pero nunca habían tenido trato: "En El Torrejón nos conocemos todo el mundo y éste vivió en casa de sus padres desde chico pero no se relacionaba demasiado con la gente".

De pronto, Santiago del Valle "me abordó, me agarró del brazo izquierdo y me dio un tortazo en el culo". En ese momento, Dolores se sintió amenazada y no dudó en propinarle "un puñetazo en toda la cara".

El individuo cayó rodando escaleras abajo hasta caer de espaldas en el rellano del bloque. "Yo empecé a gritar y él, desde el suelo, me dijo que no me preocupara, que ya me cogería y que había muchos momentos para abusar de mí".

La amenaza nunca llegó a cumplirse. En lugar de amilanarse, Dolores y su padre se acercaron a la casa de los Del Valle. "Le armamos una bronca y mi padre le dijo que como volviera a amenazarme o a acercarse a mí sería capaz de matarlo".

Al verse asediado y "darse cuenta de que yo no iba a callarme la boca y que le había plantado cara", el presunto asesino de Mari Luz Cortés "no volvió a molestarme". Lo que sí ha mosqueado a Dolores en los últimos meses es que "él siempre se quedaba mirando fijamente a mis dos hijos pequeños, pero nunca lo sentí como una amenaza y fíjate lo que ha hecho".

TESTIMONIOS

Baldomero Romero: "No quería estudiar, sólo conseguir la beca"

El director de Colegio Diocesano explicó que “el lenguaje obsceno no resulta extraño entre los chavales, pero cuando ese tipo de comentarios los hace un hombre de 52 años...”. Cuando le dijeron que iban a expulsarlo del centro, Del Valle sólo “se interesó por conservar el dinero de su beca”.

Sara García: "Abordó a una alumna escondido tras una puerta"

Cuenta esta alumna que “un día, cuando una compañera de clase fue a otro aula para buscar no recuerdo bien qué, descubrió a Santiago del Valle escondido detrás de una puerta. Le dio un buen susto y ella empezó a chillar”. Todo quedó en eso, en un susto, pero “sabe Dios qué podría haber pasado”.

Patricia López: "Dibujó un puticlub y nos dijo el precio de las prostitutas"

Es otra de sus ex compañeras de clase. A esta joven, Santiago “me pidió el teléfono no sé con qué intenciones”. El colmo fue cuando “dibujó el croquis de un puticlub en la pizarra, nos explicó cómo se llegaba, dónde dejaba aparcado el coche y cuál era el precio de las prostitutas”.

María González: "Daba puntuación a los cuerpos de las alumnas"

Al individuo que presuntamente asesinó a Mari Luz Cortés le gustaba “darnos una puntuación a los cuerpos de las alumnas, a unas un nueve, a otras un ocho”. Esta compañera de clase del pederasta manifestó que “ese tío no tiene nada de loco, así que deben caerle muchos años de condena”.

Ricardo Romero: "Compraban comida cocinada y no se relacionaban"

Ricardo regenta la carnicería R. Romero, en la Avenida de Las Flores de El Torrejón. Asegura que nunca “han venido a comprar a las tiendas del barrio Santiago, su mujer o su hermana porque siempre compraban comida cocinada en la freiduría de la esquina”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios