El Gobierno fija en 2012 el cese definitivo de los fosfoyesos

  • El Ejecutivo central se reunirá a lo largo de los próximos diez días con la empresa, trabajadores y Adena, por separado, para cerrar el futuro de Fertiberia.

Comentarios 4

Balón de oxígeno para Fertiberia. La reunión mantenida entre representantes del Gobierno Central y de la Junta de Andalucía pone sobre la mesa por primera vez una única fecha para fijar el cese de los vertidos de fosfoyesos. Hasta ahora, nadie había vislumbrado el año en el que Fertiberia debía dejar de verter este subproducto de ácido fosfórico, después que la Audiencia Nacional dictaminase (en junio de 2007) que la concesión que la empresa tenía para depositarlos en la marisma de Mendaña había caducado. El acuerdo llegaba a lo largo de la reunión que durante la noche del lunes mantuvieron representantes de la administración central y autonómica, a petición de ésta última, para trazar la ruta definitiva sobre el futuro de Fertiberia.

A partir de ahora, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino se ha marcado un plazo de diez días para reunirse de forma separada con las partes implicadas: empresa, Adena y trabajadores y consensuar la salida menos traumática para los trabajadores. Según confirmó ayer el secretario general de PSOE en Huelva, Mario Jiménez (presente en la reunión del lunes), la propuesta del Ministerio pasa por el cese inmediato del 50% del vertido (desde la empresa se confirma que ese cese está operativo desde el pasado mes de abril), para concluir de forma paulatina en 2012. De esta forma, se cuenta con tres años para definir las inversiones necesarias que garanticen la continuidad de la actividad en la fábrica onubense (que podría centrarse en la producción de abonos agrícolas) y se descarta la idea de un cese inmediato de vertidos, que supondría el cierre de la empresa.

De momento, la empresa está a al espera de recibir la notificación oficial de la decisión del Ministerio, al igual que Adena, que podría convertirse en la pieza más complicada de encajar en el puzzle que dibuja el futuro de la empresa, ya que hasta ahora se ha cerrado en la fecha de 2011 para el cese de los vertidos. Por su parte, los trabajadores valoraron de "positiva" la propuesta del Ministerio y pidieron "flexibilidad" a las partes implicadas. Todo, con el objetivo de que esa hoja de ruta tan esperada pueda estar perfectamente definida en dos meses.

En las reuniones de los próximos días, el departamento que dirige Elena Espinosa también abordará con las partes implicadas las medidas laborales y las nuevas líneas de actividad necesarias para absorber a los trabajadores que saldrían de la industria, alrededor de 80 empleados directos según cifra el PSOE.

En orden de prioridades, Mario Jiménez apostó por la resolución del conflicto garantizando el mantenimiento de las rentas de los trabajadores y la actividad industrial y así hizo hincapié en la "clara voluntad" de alcanzar con las partes implicadas una "solución" que haga "compatibles" sus intereses. Jiménez hacía estas declaraciones poco antes de reunirse con los trabajadores de Fertiberia para comunicarles en primera persona el contenido de la reunión e insistió en la necesidad de que "todas las partes se sensibilicen" para dar una salida razonable al futuro de la empresa, "más aún dada la coyuntura que vive la provincia, que no permite poner en peligro más empleo industrial".

Menos optimistas se mostraban desde la Asociación de Industrias Químicas y Básicas (AIQB). Su presidente, Gerardo Rojas, aseguraba que "aplaude" cualquier solución que pase por alejar un cierre, si bien reclamaba un pacto político, social y empresarial para evitar el progreso del recorte de actividad que "se está viniendo encima".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios