josé fiscal. consejero de medio ambiente y ordenación del territorio

"El Gobierno demuestra poco celo e interés con los fosfoyesos"

  • El titular de Medio Ambiente lamenta la falta de implicación del Ejecutivo en la solución al problema de las balsas

  • Se muestra a favor del dragado de la ría para darle mayor calado

José Fiscal camina por el Paseo de la Ría de la capital onubense. José Fiscal camina por el Paseo de la Ría de la capital onubense.

José Fiscal camina por el Paseo de la Ría de la capital onubense. / r. gráfico: josué correa

-Una de las principales preocupaciones de los onubenses siguen siendo las balsas de fosfoyesos y su solución. ¿Qué le parece que el Gobierno no haya respondido a los requerimientos del Ayuntamiento y éste anuncie que convoca la mesa sin la presencia de Tejerina?

-A mí me parece mal porque nosotros siempre hemos dicho que esa comisión, en la que participan varios expertos, debiera tener una representación potente de la Administración responsable y con la competencia sustantiva sobre este asunto. Esto conviene recordarlo porque siempre he dicho que aquí los que hablamos de este tema solemos ser el alcalde, el consejero de Medio Ambiente, las ONG y algunos partidos muy interesados en el tema. Pero la Administración y el partido que lo sustenta son los que menos lo hacen. Y encima que se haya invitado al Ministerio a estar presente y que no lo esté a mí me parece muy mal y da idea del poco celo e interés que está demostrando -que no digo que no lo tenga- el Gobierno en este asunto.

-¿Qué le parece la propuesta de Mesa de la Ría para crear una comisión interadministrativa con Ayuntamiento de Huelva, Junta de Andalucía y Gobierno central?

-Creo que la comisión que hay es más que suficiente y no es necesaria otra. Con todo el respeto. Teniendo en cuenta que hay que recordar que aquí hay una sentencia que condena a una empresa a recuperar una zona y que, si grave me parece esto, comienza a parecerme igual de grave que el Ministerio no haya contestado a las numerosas alegaciones que se han interpuesto a este proyecto. Un año después aún no ha dicho nada.

-Eso significa que ustedes no tiene comunicación con Madrid...

-Ha habido por nuestra parte una solicitud de información, más o menos formal. El director general de Calidad Ambiental ha tenido conversaciones para saber cuándo se van a responder las alegaciones y se nos ha dicho que se están estudiando. Yo no digo que no se esté haciendo, pero lo cierto es que después de un año no se dice nada.

-Los integrantes del grupo de estudios denuncian la falta de fondos para poder llevar a cabo sus análisis. ¿Está la Junta dispuesta a implicarse más en la financiación de estos trabajos?

-La Junta ya ha aportado fondos. No estoy seguro si alguien más lo ha hecho, pero la Consejería está dispuesta a seguir aportando. Creo que esta comisión debe funcionar. Hay algunas opiniones distintas en cuanto a la manera de funcionar, pero creo que hay que financiarla adecuadamente.

-¿Qué le parecen las denuncias posteriores al temporal que apuntan a filtraciones desde las balsas?

-Mantengo lo que ya dije en el Parlamento. Creo que en estos temas, en asuntos que despiertan tanta pasión por la importancia que tienen, hay que tener el máximo rigor y basar lo que se diga en evidencias científicas. Hay un equipo del CSIC y de la Universidad de Huelva que ha dicho que con estos temporales no ha habido daños de especial relevancia en las balsas. Es el mismo órgano que cuando dice otra cosa que agrada más a determinados colectivos se ensalza y cuando no lo dice se le denosta. Yo me lo creo siempre. En cualquier caso, a mí sí me preocupa lo que pueda ocurrir porque creo que hay suficientes evidencias como para que pueda haber algún incidente en las balsas. Por eso creo que hay que actuar cuanto antes. Por eso pido al Gobierno que priorice este asunto, porque es un asunto muy importante. Más allá de lo simbólico que sea.

-¿Y teme que la polémica alrededor de este tema se recrudezca con motivo de la cercanía electoral?

-Por parte de la Junta vamos a tener la misma posición de siempre. Esa postura es recuperar la balsa, que no nos corresponde hacerlo a nosotros más allá de la autorización ambiental que hay que dar cuando se acepte el proyecto de Fertiberia que sea. Quien tiene la competencia es el Ministerio. Nosotros vamos a ser muy serios porque la gente de Huelva no nos merecemos que se haga demagogia con esto.

-Huelva no deja de ver como uno de sus principales problemas la contaminación. Los primeros análisis del nuevo estudio de calidad del aire dan buenos resultados, pero esa percepción no baja. ¿Por qué? ¿Qué se puede hacer?

-Precisamente el estudio que estamos haciendo. Hubo gente que no se creyó que fuéramos a abordarlo con valentía y resulta que ahora se lo toman un poco a mofa. Lo que queremos es estudiar científicamente qué es lo que ocurre para adoptar las medidas que estén en nuestras manos. Dicho esto, en los ránkings de calidad del aire hay muchas ciudades que aparecen en los sitios peores. Aquí es evidente que el polo tiene una influencia directa en la calidad del aire, cómo no la va a tener. Pero hay otras cuestiones. En lo que esté en nuestra mano vamos a enfrentarlo con valentía. Dicho lo cual afirmo rotundamente que la calidad del aire en Huelva no tiene nada que ver con la que había hace 30, 20 o 10 años. Hay determinadas industrias que han emprendido medidas que han tenido una influencia decisiva en la calidad del aire. Eso no significa que nos conformemos. Creo que hay que ir a más.

-Entonces falta pedagogía para trasladar esa mejoría a los ciudadanos.

-No. Yo creo que la gente percibe que el aire es mejor que hace 20 años, pero lo que pasa es que comparto que hay una exigencia para mejorar porque tenemos derecho a una mejor calidad del aire. Nosotros tenemos una estrategia andaluza de calidad del aire y no miramos para otro lado. Establecemos que donde no se cumplan los parámetros hay que tener un plan de corrección. Lo que está claro es que queremos que Huelva tenga el mejor aire posible.

-¿Eso es compatible con la llegada de nuevas industrias?

-Por supuesto que sí. Hay muchos tipos de industrias. Espero que las nuevas industrias que se establezcan sean no contaminantes, basadas en las energías renovables, el empleo verde, el reciclaje... Aquí tenemos un campo magnífico que aprovechar. No soy un enemigo de la industria pero sí soy tremendamente exigente y creo que la propia industria está por ahí; por un nuevo paradigma de una nueva industria basada en lo verde.

-El Puerto y las industrias de su área de influencia reclaman un dragado de la ría que permita transitar a buques de hasta 100.000 toneladas, ¿está dispuesto a apoyar esta reclamación aunque la zona esté declarada Lugar de Interés Comunitario?

-De entrada sí. Otra cosa es la manera de hacerlo y las objeciones que habrá que subsanar. Pero de entrada no veo por qué no. Distinto es que se requerirán al Puerto unas exigencias para llevar a cabo ese dragado que tendrá que cumplir sin duda alguna.

-¿Qué opina del rechazo por parte de algunos de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) que promueve el Puerto por su supuesta afección medioambiental?

-Creo que la ZAL es positiva. Incluso sus más fervientes detractores han dicho que un centro de esas características es necesario y muy importante para Huelva. No conozco con detalle el proyecto, pero lo veo como algo positivo para la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios